domingo, 25 de septiembre de 2022

Filete en salsa con ciruelas.



Una preparación tradicional con muy poca elaboración que se puede hacer anticipadamente y calentar cuando haga falta.



Necesitamos:

1 filete de ternera de unos 120 gramos por persona, partido en dos trozos.

Sal, pimienta negra y aceite de oliva.

Para la salsa:

Cebolla, brandy y caldo de carne.


Empezamos salpimentando los filetes y, en una sartén con una cucharada de aceite, los sellamos un minuto por cada lado.


Sacamos a un plato y reservamos mientras hacemos la salsa.


En la misma sartén, con un poco más de aceite pochamos, a fuego suave, la cebolla picada.


Cuando está blanda subimos el calor y ponemos un poco de brandy; dejamos evaporar a añadimos un vaso de caldo.


Dejamos cocer despacio unos minutos y trituramos.


Volvemos a poner la salsa en la sartén con la carne, el jugo que haya soltado y las ciruelas pasas, sin hueso; dejamos cocer hasta que la carne esté tierna.


El tiempo dependerá mucho del corte que sean los filetes.


Servimos con ensalada (tomate, maíz dulce y pepinillos en vinagre) y patatas fritas.

 


 

jueves, 22 de septiembre de 2022

Ensalada templada, con huevo poché.


 

Si, como es mí caso, os habéis tomado una buena fabada a medio día con dos copitas de vino tinto y postre, os aconsejo una cena ligera y sin grasa. 

Más que nada para no tener remordimientos nocturnos, jajaja.


Necesitamos:

Judías verdes (fréjoles).

Zanahorias.

1 huevo, de gallina feliz.

Sal, aceite de oliva virgen extra y ½ cucharilla de pimentón.



Empezamos quitando los extremos a las judías, partiéndolas en trozos y después al medio, a lo largo; quedan unos “bastones”.


Hacemos lo mismos con las zanahorias después de pelarlas.


Las cocemos en agua hirviendo con sal, por separado, al dente, algo crujientes; el punto de cocción de las verduras va en gusto pero creo que demasiado blandas pierden gracia.


Huevo poché: hay dos maneras de hacerlo y las dos son muy fáciles.


Ponemos agua a hervir, una cantidad proporcionada.


Con una cuchara o unas varillas damos vueltas al agua hirviendo muy deprisa mientras echamos el huevo en el centro.


Así la clara se recogerá alrededor de la yema. Dependiendo del tamaño del huevo y de cómo nos guste de cuajados tardará entre tres y cuatro minutos.


O también podemos forrar el pocillo con film, un trozo amplio; lo untamos con una brocha ligeramente de aceite y ponemos el huevo.


Cerramos, haciendo un paquetito que ataremos muy bien y lo metemos en el agua hirviendo. El tiempo será el mismo.


Servimos las verduras y ponemos el huevo en el centro; espolvoreamos con sal y pimentón.


Aderezamos la ensalada con un chorro de aceite de oliva.