jueves, 29 de abril de 2021

Lentejas con buñuelos de acelga.


 

Una receta de humildes lentejas estofadas pero…acompañadas con unos riquísimos buñuelos de acelga.

Yo la he hecho como receta vegana pero si os apetece podéis poner en los buñuelos panceta, jamón o trocitos de chorizo.

Estos buñuelos están muy rico como plato con una salsa de tomate casera.



Necesitamos para dos:

180 gramos de lentejas pardinas.

2 zanahorias.

½ cebolla mediana.

2 ó 3 dientes de ajo.

½ cucharilla de cúrcuma.

Para los buñuelos:

200 gramos de acelgas cocidas.

1 huevo.

½  cebolla.

40 gramos aproximadamente de harina. Yo usé harina de garbanzo pero de trigo también vale.

Aceite de oliva virgen extra y sal.

Empezamos poniendo dos cucharadas de aceite en una pota con los dientes de ajo, la cebolla picada y las zanahorias peladas y picadas. Lo dejamos que se sofría hasta que la cebolla empiece a ablandar, unos 8 minutos.

Añadimos las lentejas lavadas y la cúrcuma; cubrimos con agua y dejamos cocer despacio hasta que las lentejas estén tiernas; salamos.

Mientras se cocinan las lentejas lavamos las acelgas, las picamos menudas y las cocemos en agua hirviendo con sal hasta que las pencas estén tiernas. Si las hojas no son muy grandes tardarán poco.

Escurrimos en un colador presionándolas para que suelten toda el agua posible.

Aprovechamos para freír a calor suave media cebolla picada en una cucharada de aceite. Si no vais a hacer un plato vegano y queréis poner panceta o jamón lo sofreís un poco ahora. Escurrís.

En un bol ponemos las acelgas, cocidas y escurridas, la cebolla frita, el huevo batido y la harina. Yo la harina la voy poniendo poco a poco, dando vueltas para que se integre bien y cuando veo que la masa ya tiene un poco de consistencia ¡ya está!

Puede hacer falta un poco más o menos dependiendo de lo húmedas que estén las acelgas.

Ponemos aceite abundante en una sartén y, cuando esté caliente, vamos friendo cucharadas de masa. Cuando tengan buen color las sacamos a un plato con papel absorbente.

Servimos las lentejas con dos o tres buñuelos.



Y listo ¿comemos o qué?

 

 

 

 


lunes, 26 de abril de 2021

Espárragos trigueros con jamón.


Un entrante.




Necesitamos:

Un manojo de espárragos.

Tomates secos en aceite (opcional).

Unas lonchas de jamón serrano o de panceta.

Empezamos quitando el extremo inferior de los espárragos que es la parte más dura. 

Los lavamos y los escaldamos en agua hirviendo durante dos minutos aproximadamente; los sacamos a un recipiente con agua fría.

Ponemos los espárragos de cuatro en cuatro, encima uno o dos tomates secos y lo envolvemos con la loncha de jamón.

En la plancha ponemos unas gotas de aceite y cocinamos los paquetes por los dos lados hasta que el jamón esté doradito y crujiente.

Con panceta ahumada ya los he probado y quedan también muy ricos.



Y listo ¿comemos o qué?


Os dejo otra versión, un plato similar también muy rico: judías verdes con panceta.



viernes, 23 de abril de 2021

Ensalada templada de alubias y espárragos trigueros.



Ya sabéis que las ensaladas con legumbres son una manera estupenda de seguir comiéndolas cuando sube la temperatura y ya apetecen menos los platos de cuchara calentitos, esos que nos entusiasman y “resucitan” en lo más duro del invierno.

Estas fabas son ecológicas de la huerta de Llugarín, cultivadas con mucho mimo y eso se nota.

Suprimiendo las anchoas se convierte en un plato vegano para los que prefiráis esta opción.


Necesitamos por persona:

100 gramos de fabas (alubias blancas),

1 tomate mediano.

6 espárragos trigueros.

3 ó 4 filetes de anchoas en aceite (opcional).

Sal, orégano seco y aceite de oliva virgen extra.

Empezamos lavando las fabas y poniéndolas, la noche anterior a cocinarlas, a remojo en agua fría.

Las escurrimos y las ponemos a cocer cubiertas con agua fría, sin sal, a fuego medio hasta que estén tiernas; es importante no removerlas con una cuchara, para que no se rompan, simplemente movemos la cazuela de vez en cuando, y ¡siempre cubiertas de agua! para evitar que suelten la piel.

Las salamos cuando estén, con cuidado si vamos a usar anchoas.

Se pueden usar alubias de bote y nos saltamos este paso pero yo, la verdad no lo hago prefiero cocer fabas abundantes y tener en el congelador un taper para cuando las necesito.

Pelamos el tomate y lo partimos en trozos de bocado.

Partimos los espárragos y los escaldamos un minuto en agua hirviendo; escurrimos.

Ponemos en una sartén dos cucharadas de aceite, las anchoas (si las usamos), los espárragos y el tomate y cocinamos a fuego medio; las anchoas con el calor se desharán y dejaran su potente sabor. No lo cocinéis en exceso, un puntito crujiente es mejor.

Servimos las alubias templadas con las verduras y ponemos un poco de orégano en el último momento.



Y listo ¿comemos o qué?

miércoles, 21 de abril de 2021

Bacalao fresco al horno.


Hoy os traigo una receta, en mi línea, muy sencilla, básica pero no por ello menos deliciosa, sana, rápida y fácil de hacer: un pescado al horno con una base de patata y pimiento.

En este caso es con bacalao fresco (shrei) pero se puede hacer con merluza, rape, dorada, lubina…con lo que os guste.



Necesitamos:

1 trozo de bacalao fresco, por persona, unos 200 gramos.

2 ó 3 patatas medianas.

1 pimiento rojo.

1 cebolla mediana.

4 dientes de ajo.

Unas aceitunas negras.

½ vaso de sidra natural o vino blanco.

Sal y aceite de oliva virgen extra.

Perejil.

Empezamos preparando la cama de patata, cebolla y pimiento rojo. Pelamos las patatas y con una mandolina o a cuchillo hacemos rodajas finas; partimos la cebolla y el pimiento (se puede pelar) en tiras; pelamos los dientes de ajo, y los dejamos enteros.

En un larguero ponemos dos cucharadas de aceite, las patatas, la cebolla, el pimiento y los ajos enteros; salamos y metemos al horno caliente a 170/180º.

Pasados unos cinco minutos ponemos la sidra o el vino. Este tiempo es para patatas finas partidas a mandolina, si son más gruesas aumentad el tiempo. En todo caso tienen que estar casi hechas ya que el pescado va a estar muy poco tiempo en el horno.

Mientras se cocinan salamos el pescado y con una cucharada de aceite lo sellamos en una sartén dos o tres minutos por cada lado, empezando por la parte de la piel.

Metemos al horno y lo dejamos unos 8 minutos.

Para acabar agregamos las aceitunas y espolvoreamos perejil.



Y listo ¿comemos o qué?

viernes, 16 de abril de 2021

Avellanada.


 

Así presenta el libro de Juan Altamiras  “Nuevo Arte de la cocina española” año 1758 este rico postres:

“Esta deliciosa crema de avellanas data de la Edad Media.

Es una crema de cuaresma, sin huevo, que tiene un delicioso sabor a praliné gracias al pan tostado y las avellana tostadas. Se puede usar como base para un helado”.

Os dejo la foto de la receta original*




Necesitamos para dos:

100 gramos de avellanas tostadas.

15 gramos de pan.

50 gramos de azúcar.

100 gramos, aproximadamente, de agua.

Empezamos tostando las avellanas; yo lo hago en el horno a temperatura media, vigilando y moviéndolas con frecuencia para que se tuesten por igual y no se quemen.

Tostamos el pan.

Trituramos el pan y las avellanas, todo junto, de modo que quede un polvo grueso.

Agregamos el azúcar y el agua, lo ponemos al fuego hasta que se deshaga, el azúcar, y tenga la consistencia que te guste. Yo la dejé bastante espesa pero si añadís más agua os quedará más cremosa ¡al gusto de cada uno o una!

Lo pasamos a cuencos y dejamos enfriar.

Os aconsejo que no hagáis raciones demasiado grandes porque es una crema consistente, que “llena” mucho.



Y listo ¿comemos o qué?

*

 



domingo, 11 de abril de 2021

Suprema de salmón con espárragos y salsa de queso azul.


Un plato que igual sirve para el día a día que para una cena más elegante; es muy fácil de hacer, en realidad son varias preparaciones independientes que se unen en el mismo plato en perfecta armonía.

Podéis cambiar el salmón, que no es del gusto de todo el mundo por una suprema de merluza, de lubina o de dorada a la plancha.

Lleva muy poca grasa; lo que más tiene es el queso pero esta salsa le da un puntito de sabor muy interesante y acompaña muy bien a las patatas hervidas.


Necesitamos por ración:

Salmón, una rodaja o un trozo de la cola.

8 ó 10 espárragos verdes.

Unas patatas pequeñas.

Sal y aceite de oliva virgen extra.

Para la salsa de queso: tres o cuatro cucharadas de nata (o leche) y un trozo, unos 60 gramos de queso cabrales u otro queso azul. La cantidad de queso es al gusto depende cuanta salsa queráis hacer y de lo concentrada que os guste.

Empezamos pelando las patatas y cociéndola en agua con sal hasta que al pincharlas con un palillo no notemos resistencia. Reservamos.

Hacemos la salsa: en un cazo ponemos el queso y la nata a fuego suave y, con unas varillas damos unas vueltas para deshacer el queso y que quede una salsa uniforme; dejamos hervir un minuto y reservamos.

Preparamos los espárragos: les quitamos el extremo final, que es muy duro, los lavamos y los ponemos en una sartén, sin amontonarlos, con una cucharada de aceite de oliva; dejamos a fuego medio hasta que estén hechos; al final subimos un poco el calor para que se tuesten un poco. Reservamos en un plato.

En la misma sartén, sin limpiarla ponemos otra cucharada de aceite y hacemos el salmón, con sal, dándole vuelta a la mitad para que se haga bien; dependiendo del grosor tardará más o menos pero no conviene hacerlo demasiado para que no se quede seco.

Ya solo nos queda montar el plato: ponemos una cama de espárragos, con unas piedras de sal gruesa, encima la suprema de salmón y las patatas; napamos con unas cucharadas de salsa y servimos el resto aparte.


Y listo ¿comemos o qué?

La receta original está aquí.

jueves, 8 de abril de 2021

Ensalada templada de espárragos trigueros y alcachofas, con jamón.


 

Esta ensalada puede ser un primer plato o una cena ligera; es muy completa y admite variantes para adaptarla a vuestro gusto aunque tal cual os la cuento está muy rica y os la recomiendo.

Se puede sustituir el jamón por unas lascas de queso de oveja curado, que también va muy bien. Si usáis jamón conviene que sea un buen jamón ibérico.


Necesitamos:

Ensalada verde: lechuga, rúcula, canónigos…lo que os guste.

5 ó 6 espárragos trigueros por persona.

5 ó 6 alcachofas.

Unas lonchas de jamón ibérico.

2 dientes de ajo.

Sal y aceite de oliva virgen extra.

Empezamos cociendo los corazones de alcachofa, frescos o congelados hasta que estén tiernos. Escurrimos y reservamos.

Quitamos el extremo final, que es muy duro, a los espárragos y lo desechamos; los partimos en trozos; los lavamos y reservamos.

Pelamos los dientes de ajo y los picamos.

En una sartén ponemos dos cucharadas de aceite y los espárragos, menos las puntas que son más tiernas; dejamos que se cocinen para que ablanden pero conservando un puntito crujiente. Después de dos o tres minutos ponemos las puntas que necesitan menos tiempo. Salamos.

Agregamos el ajo y las alcachofas cocidas y dejamos que se fría todo un poco; si os parece que tiene poco aceite podéis añadir un poco pero sin pasarnos.

Cuando el ajo ya está frito apartamos del fuego y reservamos.

En una fuente ponemos una base de ensalada verde, yo puse canónigos; en el centro ponemos el contenido de la sartén (alcachofas y espárragos con ajo) y alrededor el jamón ibérico, en trocitos.


Y listo ¿comemos o qué?


martes, 6 de abril de 2021

Fideos con verduras y pescado.


 

Hoy os dejo la receta de una cazuela de fideos con verduras y pescado, un plato completo y que permite adaptarse a los productos de temporada, a nuestros gusto e incluso a lo que tengamos en la nevera.

Yo he utilizado de pescado xarda, caballa fresca que ahora está en plena temporada por lo que es fácil encontrarlo muy fresco en el mercado y a un precio realmente bajo. Si preferís otro pescado debéis adaptar el tiempo de cocción; por ejemplo si ponéis trozos de rapé necesitará más tiempo, si usáis bocartes necesitará menos.

Los fideos podéis usarlos del grosor que os guste; yo puse unos muy finos que se cuecen en muy pocos minutos, tres o cuatro será suficiente.

Respecto a las verduras escoged según vuestro gusto: judías verdes, espárragos verdes, brócoli, champiñones…



Necesitamos para dos:

½ cebolla.

½  pimiento rojo.

2 dientes de ajo.

1 ó 2 tomates maduros.

1 berenjena.

1 calabacín.

8 ò 10 aceitunas verdes, sin hueso.

150 gramos de fideos.

200/250 gramos de pescado fileteado, sin espinas.

Sal y aceite de oliva virgen extra.

Pimentón dulce y cúrcuma (o azafrán).

Caldo de pescado (o agua si no tienes).

Empezamos picando todas las verduras; el pescado nos lo limpian y filetean en la pescadería, solo nos queda quitar las espinas que pueda tener y partirlo en trocitos.

Cubrimos el fondo de una paella o en una cazuela baja con aceite y añadimos los fideos hasta que se pongan tostados ¡sin que se quemen! Los sacamos y reservamos.

En la misma cazuela vamos a hacer el sofrito: primero los ajos, antes de que se doren ponemos la cebolla, la berenjena y el pimiento; cuando empiece a ablandar ponemos el pimentón y la cúrcuma, freímos y ponemos el tomate, pelado y picado; por último agregamos el calabacín pelado. Salamos y dejamos cocinar.


Cuando ya tenemos el sofrito en su punto volvemos a poner los fideos tostados, cubrimos con el caldo caliente y cocemos los minutos que necesite el fideo; tres o cuatro minutos antes de que estén ponemos el pescado, que se cocina en pocos minutos.

Yo como puse fideos muy finos el pescado lo puse a la vez.

Ponemos las aceitunas, tapamos la cazuela y dejamos reposar unos cinco minutos antes de servir.



Y listo ¿comemos o qué?