martes, 30 de junio de 2020

Merluza con panceta, al horno.






Este plato es muy sencillo de hacer, muy saludable y completo; apenas tiene grasa pero aporta proteínas de muy buena calidad (la merluza), hidratos de carbono (las patatas) y fibra, minerales y vitaminas (las verduras).

Admite muchos rellenos, yo esta vez puse verduras pero con setas o con langostinos también queda perfecto. 

Podemos tenerlo adelantado y terminarlo, en el horno cuando sea necesario; si se enfrían las patatas, al hacerlo con adelanto necesitará algún tiempo más de horno.

La panceta le da un toque de sabor que complementa muy bien al pescado y las verduras.

Necesitamos:

Una merluza, sin espina, abierta pero sin separar los dos lados.
Verduras para rellenarla; yo usé cebolla, pimiento vede y zanahoria.
4 ó 5 tiras de panceta ibérica, sin corteza.
Patatas.
½ vaso de vino blanco.
Aceite de oliva virgen, perejil y sal.

Empezamos preparando el fondo del asado. Pelamos unas patatas, las partimos en rodajas de un centímetro de grosor, aproximadamente, y las freímos, después de salarlas. Cuando empiezan a dorarse las sacamos y cubrimos con ellas el fondo del larguero que vayamos a usar. Reservamos.

Hacemos el relleno: en una sartén, con dos o tres cucharadas del aceite que nos sobró de freír las patatas pochamos la cebolla, el pimiento verde y la zanahoria, partido todo en bastones como de 3 ó 4 centímetros de largo y ½ de ancho. Cuando empieza a ablandar lo sacamos a un plato y dejamos que temple.

En la pescadería pedimos que nos abran la merluza, como un libro, nos quiten la espina (que podemos congelar para hacer caldo) y la parte de la barriga, por si tiene anisakis (también podemos tenerla 48 horas congelada para evitar el riesgo).

La salamos y ponemos sobre una mitad el relleno templado; tapamos y rodeamos con las lonchas de panceta, que nos ayudaran a cerrarla. 



La metemos al horno, encima de las patatas; agregamos el vino blanco y asamos a 190/200º durante unos 20 minutos. Si la panceta se tuesta demasiado podemos cubrir el larguero con un papel de horno.

Ponemos un poco de perejil picado antes de servirla.



¡Y listo, a disfrutar!



lunes, 22 de junio de 2020

Galletas de mantequilla y frambuesas.





Necesitamos:
50 gramos de mantequilla.
2 huevos medianos.
80 gramos de azúcar + 1 cucharada.
80 gramos de frambuesas deshidratadas (o una mezcla de uvas pasas y frambuesas).
275 gramos de harina.
8 gramos de levadura en polvo (tipo Royal).
1 pizca de sal.


Empezamos preparando todos los ingredientes: sacamos los huevos y la mantequilla de la nevera y pesamos el resto.


Batimos los huevos con el azúcar, no hace falta mucho sólo lo necesario para que el azúcar se disuelva.

Metemos la mantequilla en el microondas, o en un cazo, para que se licue. Añadimos a la mezcla de huevos y azúcar.

Apartamos dos o tres cucharadas de harina del peso total.

Mezclamos el resto de la harina con la levadura, la sal y las frambuesas; revolvemos para que se repartan bien.

Vamos echando cucharadas de la mezcla de harina en la mezcla de los huevos; revolvemos para integrar bien.

Cuando acabamos ya vemos si necesitamos agregar, y cuánta la harina que habíamos apartado. No todas las harinas adsorben igual por lo que es más prudente no añadir toda de golpe sino que es mejor poner la mayor parte y después ir agregando en la medida que necesitemos.

Tenemos que conseguir una masa blanda pero que podamos manipular con las manos.

Metemos la masa en la nevera para que enfríe y se endurezca un poco y aprovechamos para ir calentando el horno a 180º (acordaros de sacar la bandeja).

Sacamos la masa y hacemos bolitas iguales (las mías pesaban aprox. 40 gramos); las ponemos sobre papel de horno en la bandeja, aplastamos ligeramente y ponemos encima una frambuesa y un poco de azúcar.

Horneamos hasta que estén doradas, entre 15/20 minutos dependiendo del horno ¡vigiladlas!


¡Y listo, a disfrutar!

martes, 16 de junio de 2020

Hachís de parmentier (Pastel de patatas, carne y verduras).





Necesitamos:
Carne de costilla o espaldilla de ternera.
1 puerro, 2 zanahorias y 1 hoja de laurel.

Puré: patatas y mantequilla.

Salsa: 1 cebolla mediana, dos dientes de ajo, 1 zanahoria, unos champiñones y medio pimiento verde.

Aceite de oliva virgen.
Sal.

Empezamos poniendo la carne en una cazuela con un poco de aceite para freírla bien, sellarla, sin moverla mucho hasta que tenga un color tostado.

Ponemos el puerro, la zanahoria y el laurel, cubrimos con bastante agua fría y lo dejamos cocer hasta que la carne esté tierna.

(Esto lo podemos hacer el día anterior para adelantar trabajo ya que la carne tarda bastante en cocer. El caldo que nos queda es perfecto para una sopa. También podemos usar la carne que nos sobre de un cocido de garbanzos.)

Sacamos la carne y se picamos a cuchillo.

Hacemos la salsa:
En una sartén con dos o tres cucharadas de aceite hacemos un sofrito con los dientes de ajo, la cebolla, el pimiento verde, los champiñones y la zanahoria. Cuando está lo mezclamos con la carne que tenemos reservada.


Mientras cocemos las patatas con piel y se las pasamos por el pasapuré. Añadimos  mantequilla, a nuestro gusto y batimos enérgicamente hasta que se separe de las paredes de la cazuela.
Montamos el pastel poniendo una capa de carne y verduras; cubrir con el puré de patatas.

Se mete al horno, a 180/190º hasta que esté tostado.

Se puede hacer en raciones individuales usando aros individuales o en una fuente, para compartir.


¡Y listo, a disfrutar!

Esta receta la vi en “las recetas de Julie”, en la 2. Yo, claro, la adapté añadiendo un sofrito de verduras que ella no puso pero creo que así la carne queda más jugosa.

domingo, 14 de junio de 2020

Bizcocho de remolacha y cacao.





Tenía mucha gana de probar el bizcocho de remolacha y aprovechando que me regalaron remolachas ecológicas, que llueve sin parar, que está muy fresco para ser junio y que…bueno que me animé y lo preparé.

No me decepcionó: es un bizcocho denso, húmedo como todos los bizcochos hechos con puré de calabaza o zanahoria.

No es muy dulce y lo único que yo cambiaría sería la cantidad de cacao, que me parece mucha y “tapa” el color de la remolacha. Pero eso ya sabéis es cuestión de gustos.




Necesitamos:
250 g de harina.
2 remolachas.
3 huevos.
Una cucharada de miel.
80 gramos de azúcar blanco.
100 ml de aceite de girasol.
60 g de cacao sin azúcar.
250 g de remolacha cocida.
2 ó 3 cucharadas de leche.
1 sobre de levadura.
Una pizca de sal.

Empezamos cociendo las remolachas; las mías tardaron unos 25 minutos. Cuando enfríen un poco y se puedan manipular las pelamos y trituramos con dos o tres cucharadas de leche. Reservamos.

En un bol batimos los huevos con el azúcar, hasta que queden bien espumosos.

Añadimos la miel y el aceite y mezclamos.

Ya tenemos la masa líquida del bizcocho.

Ahora preparamos la masa seca: mezclamos la harina, la sal, la levadura y el cacao.

Vamos agregando, tamizada y por tandas la masa seca en la líquida; ponemos un poco, mezclamos y no añadimos más hasta integrarla.

En el momento de encender el horno que se vaya calentando a 180º.

Cuando ya mezclamos todo ponemos el puré de remolacha y lo mezclamos con movimientos envolventes hasta que tenemos una masa homogénea.

Lo vertemos en el molde; yo usé uno metálico forrado con papel y ligeramente engrasado.

Horneamos hasta que esté cuajado; el mío tardo 45 minutos. A los 30 minutos aproximadamente lo tapé con papel para que no quemase por arriba.

Sacamos del horno cuando al pincharlo con una brocheta salga seca, lo dejamos reposar cinco minutos antes de desmoldar y poner en una rejilla a enfriar.




¡Y listo, a disfrutar!

Esta receta la vi en “Postres originales”; yo la modifiqué un poco, a mí gusto.

martes, 9 de junio de 2020

Garbanzos con cordero.



Hoy una receta completa, contundente, de esas que piden siesta: una legumbre más una carne muy sabrosa, el cordero; todo acompañado de muchas verduras.

Yo utilicé cuello de cordero, que es una parte que aporta mucho sabor al guiso, como toda la carne con hueso y además es muy económica; también es una forma de usar todas las tajadas si compráis el cordero por entero o por medios.

Además lleva garbanzos que ya sabéis que yo prefiero cocerlos, no usar de bote. Tengo cierta fijación por usar producto de proximidad, cultivados, si es posible cerca así que compro legumbre a granel, los garbanzos en concreto de León.


Necesitamos:
Carne de cordero.
1 puerro.
2 zanahorias.
1 cebolla mediana.
2 dientes de ajo.
½ pimiento rojo.
½ pimiento verde.
½ vaso de vino blanco.
Aceite de oliva virgen.
Perejil.
Garbanzos, un puerro y una zanahoria.

Empezamos preparando los garbanzos.

Hay que poner los garbanzos a remojo la noche anterior; por la mañana escurrirlos y cocerlos con el puerro, la zanahoria y sal hasta que estén tiernos.

Mientras vamos preparando el cordero. Para este guiso, ya sabéis, podemos usar las partes menos nobles del cordero: costillas o pescuezo.

Ponemos en una cazuela amplia, para no amontonar las tajadas, aceite y freímos la carne, sin moverla mucho hasta que esté dorada. La sacamos a un plato y reservamos.

En la misma cazuela vamos pochando las verduras con sal; primero ponemos el ajo y vamos añadiendo el puerro, la cebolla, las zanahorias y por último los pimientos; dejamos hasta que se ablande todo.

Agregamos el vino blanco, dejamos evaporar y ponemos la carne que teníamos reservada. Añadimos un poco de agua y dejamos cocer despacio hasta que la carne esté tierna.

Sacamos la carne y trituramos la salsa.

Mezclamos los garbanzos cocidos y bien escurridos con la salsa y el cordero y dejamos cocer despacio unos 30 minutos para que cojan el sabor.

Servimos y ponemos un poco de perejil picado.


¡Y listo, a disfrutar!

domingo, 7 de junio de 2020

Caprichos de coco.


Sí te gusta el coco no dudes en hacer estas galletas; decir que son fáciles y rápidas de preparar es decir poco: pesar dos ingredientes, mezclar, hacer bolitas, un ratito al horno ¡y ya están!


Especiales para hacer con niñ@s.



Necesitamos para 16 galletitas:

130 gramos de coco rallado.
50 gramos de azúcar blanco.
2 huevos medianos.

Empezamos pesando el coco y el azúcar y  los mezclamos en un bol.

Agregamos un huevo entero y lo integramos; vamos viendo como nos queda la masa de húmeda; en la medida que necesitemos vamos poniendo el otro huevo que quizás no nos haga falta entero.

Dejamos la masa reposar unos 10/15 minutos para que el coco absorba bien el huevo, para que se empape.

Debe quedarnos una masa que, apretándola un poco con las manos conserve la forma, no se disgregue.

Aprovechamos para ir calentando el horno a 180º.

Con una cuchara cogemos porciones de masa, intentando coger siempre la misma cantidad y la vamos poniéndolas en la bandeja del horno sobre papel, dándoles buena forma con la mano.

Las tenemos en el horno unos 20 minutos o hasta que veamos que tienen un color dorado.

Las sacamos a una rejilla para que se enfríen.


¡Y listo, a disfrutar!

Esta receta es de Golosilandia.

martes, 2 de junio de 2020

Magdalenas de flan.



Si tuviera que definir estas magdalenas con una sola palabra sería ¡esponjosas! ¡súper-esponjosas!

Además tienen el suave sabor y color que les da el flan.

No quedaron con la forma más bonita pero lo compensan con su textura y su sabor*.

No están demasiado dulces pero yo las prefiero así; poned más azúcar si lo deseáis.


Necesitamos para 14 magdalenas:
2 huevos.
170 gramos de harina normal.
1 sobre de flan.
1/2 sobre de levadura.
80 gramos de azúcar blanco.
100 gramos de aceite de girasol.
100 gramos de leche.


Empezamos pesando todos los ingredientes.

Batimos los huevos con el azúcar.

Añadimos el aceite y la leche.

Mezclamos la harina, el sobre de flan y el 1/2 sobre de levadura y lo agregamos a la mezcla líquida.

Calentamos el horno a 170º/180º.

Rellenamos los moldes a ¾ parte de su capacidad.

Horneamos durante unos 12/14 minutos.


¡Y listo, a disfrutar!

*Creo que mi masa quedó un poco líquida por lo que subieron en el horno muy rápido y se desbordaron por falta de consistencia.


Os puse los ingredientes corregidos para que quede más densa; en concreto yo usé 3 huevos y creo que con 2 es suficiente, además os puse 20 gramos más de harina (yo use 150 g).