lunes, 25 de septiembre de 2017

Bollos de pan de aceite.





Un sencillo y rico pan para tomar con mermelada en el desayuno o con queso, embutido…y un vaso de vino para la cena.

Voy perdiendo “el miedo” a hacer pan; al principio me parecía difícil, complicado, no comprendía bien los términos. Ahora hago pan, seguramente no un pan espectacular pero sí un pan sano y sabroso.

Os cuento esto para que os animéis y no os rindáis al primer fracaso (sí es que lo tenéis): se puede hacer pan en casa sin demasiada complicación y con un buen resultado.






Necesitamos:
500g de harina de fuerza.
300g de agua tibia.
Levadura seca de panadero, un sobre, 7g.
10g de sal.
35g de aceite de oliva virgen.

Empezamos preparando todos los ingredientes, pesándolos.

Mezclamos el agua tibia con el sobre de levadura; añadimos el aceite.

Aparte hacemos una mezcla homogénea con la harina y la sal.

Unimos las dos mezclas y amasamos durante unos 10 minutos.

Dejamos reposar la masa en un bol, untado ligeramente con aceite, hasta que aumente de tamaño; dependiendo de la temperatura de la cocina tardará más o menos tiempo. Una buena idea es meterla en el horno apagado y cubierta con un paño de algodón. Al cabo de 1 hora habrá crecido.

Sacamos y amasamos suavemente; la dividimos en trozos de igual peso (yo hice 9 trozos de 100g aproximadamente).

Los ponemos en la bandeja del horno cubierta con papel y dejamos reposar de nuevo hasta que vuelvan a aumentar.


Calentamos el horno a 220º.

Con una brocha pintamos los bollos con un poco de aceite.

Los cocemos durante unos 25 minutos, hasta que estén bien dorados.






                                   ¡Y listo!
 

viernes, 22 de septiembre de 2017

Lentejas con buñuelos de chorizo.




Sí, después de darle muchas vueltas he decidido hacer unas lentejas con chorizo. Y diréis: ¡Vaya una novedad!

Pues no, no es una novedad pero… le he dado una vuelta a la receta: Los buñuelos de chorizo.
 
Completan el plato y lo transforman en plato único (en mi opinión) ya que por sus ingredientes y por ir fritos “llenan mucho”.



Necesitamos:
Lentejas, unos 80 g por persona.
1 ó 2 ajos puerros.
2 ó 3 zanahorias.
Unos dientes de ajo.
Una hoja de laurel.

Para los buñuelos:
100 g de harina.
1 huevo.
100 g de agua.
1/3 de sobre de levadura, unos 5 g.
Una ramita de perejil, lavado y picado con tijera en trocitos.
1 chorizo de calidad, no muy curado.
Además necesitamos aceite de oliva y sal.

Empezamos haciendo las lentejas, muy ligeras solo con verdura.

En dos o tres cucharadas de aceite sofreímos los dientes de ajo enteros, el puerro picado y las zanahorias peladas y partidas; lo dejamos durante 4 ó 5 minutos y añadimos las lentejas bien lavadas y la hoja de laurel; cubrimos con agua y dejamos cocer despacio hasta que estén tiernas. Probamos de sal y dejamos reposar.

Mientras se hacen las lentejas preparamos la masa para los buñuelos:
Pelamos el chorizo y lo partimos menudo.

Batimos el huevo y agregamos la harina; damos vueltas hasta integrarla totalmente sin grumos; añadimos el agua y la levadura, integramos.

Por último el perejil y el chorizo.

Dejamos reposar la masa en la nevera durante una media hora.

Ponemos abundante aceite en un cazo y vamos friendo cucharadas de masa; cuando está de un lado damos vuelta al buñuelo; lo sacamos a papel absorbente. A mí me salieron 10.

Servimos las lentejas con los buñuelos calentitos.



                                             ¡Y listo!