martes, 2 de junio de 2020

Magdalenas de flan.



Si tuviera que definir estas magdalenas con una sola palabra sería ¡esponjosas! ¡súper-esponjosas!

Además tienen el suave sabor y color que les da el flan.

No quedaron con la forma más bonita pero lo compensan con su textura y su sabor*.

No están demasiado dulces pero yo las prefiero así; poned más azúcar si lo deseáis.


Necesitamos para 14 magdalenas:
2 huevos.
170 gramos de harina normal.
1 sobre de flan.
1/2 sobre de levadura.
80 gramos de azúcar blanco.
100 gramos de aceite de girasol.
100 gramos de leche.


Empezamos pesando todos los ingredientes.

Batimos los huevos con el azúcar.

Añadimos el aceite y la leche.

Mezclamos la harina, el sobre de flan y el 1/2 sobre de levadura y lo agregamos a la mezcla líquida.

Calentamos el horno a 170º/180º.

Rellenamos los moldes a ¾ parte de su capacidad.

Horneamos durante unos 12/14 minutos.


¡Y listo, a disfrutar!

*Creo que mi masa quedó un poco líquida por lo que subieron en el horno muy rápido y se desbordaron por falta de consistencia.


Os puse los ingredientes corregidos para que quede más densa; en concreto yo usé 3 huevos y creo que con 2 es suficiente, además os puse 20 gramos más de harina (yo use 150 g).

sábado, 30 de mayo de 2020

Merluza con salsa americana.



Esta receta de hoy creo de debería llamarla “la merluza del confinamiento”.

A principios de marzo, el día 12 para ser exactos, hice una compra ¿preventiva, podríamos llamarla?, por si acaso…y además de papel higiénico (lo confieso, fui yo) compré pescado congelado.

Y aquí lo tenéis, una salsa americana hecha “a mí manera”.


Necesitamos para dos:

4 trozos de merluza.
1 cebolleta.
1 zanahoria mediana.
2 dientes de ajo.
¼ de pimiento rojo morrón.
½ vaso de vino blanco.
½ vaso de caldo de pescado.
½ vaso de salsa de tomate.
Harina.
Aceite de oliva virgen extra.
Sal.

Empezamos pelando la cebolleta, la zanahoria, el pimiento y los dientes de ajo; lo picamos todo y lo ponemos en una cazuela baja y amplia, donde quepan las tajadas de merluza sin amontonarse, a rehogar con dos cucharadas de aceite y sal.

Pasados 8/10 minutos añadimos una cucharada de harina y la freímos un poco; ponemos el vino blanco y dejamos hervir un minuto.

Agregamos la salsa de tomate y el caldo de pescado; dejamos cocer a fuego suave durante unos 10 minutos. Pasamos por la batidora y volvemos a poner en la cazuela.

Salamos el pescado, lo pasamos por harina y lo hacemos, con una cucharada de aceite en la plancha o en una sartén, un minuto por cada lado.

Lo ponemos en la cazuela con la salsa y lo dejamos hervir 4 ó 5 minutos más.



¡Y listo, a disfrutar!