sábado, 8 de diciembre de 2018

Bizcocho de boniato.



El boniato o batata no es un producto que forme parte de mi dieta, es más hasta hace relativamente poco tiempo, un par de años, no lo había probado y mucho menos cocinado. Ahora lo uso en purés y cremas y me gusta su sabor y su color. Esta vez lo he asado para hacer un bizcocho.


Este bizcocho es húmedo, muy suave y con un agradable sabor a canela.




Necesitamos:
300 g de boniato asado.
2 huevos.
200 g de harina.
100 g de azúcar moreno.
1 sobre de levadura química.
50 g de aceite de girasol.
100 g de leche.
½ cucharada de canela molida.

Cobertura: una cucharada de azúcar blanco, una cucharada de azúcar moreno y ½ cucharada de canela molida.


Empezamos asando el boniato.

Es fácil: lo lavamos muy bien debajo del grifo, lo secamos y lo envolvemos en papel de aluminio.

Calentamos el horno a 190º/200º y lo metemos. Conviene asar varios a la vez para rentabilizar el gasto del horno; después se pueden usar para otras preparaciones, cremas o purés.

Otra cosa a tener en cuenta es el tamaño de los boniatos, procuraremos ponerlos de un peso similar para que estén asados todos al mismo tiempo.

Los míos pesaban entre 300/350 g y tardaron 45 minutos. Yo los pincho con una brocheta para comprobar.

Cuando enfríe y podamos pelarlo sacamos toda la carne y la ponemos en un bol amplio.

Vamos añadiendo el azúcar, los dos huevos, el aceite y la leche y lo trituramos bien con la batidora.

Mezclamos la harina, la levadura y la canela; lo pasamos por un colador y se lo vamos agregando, por partes, a la masa líquida. Ponemos 1/3 y revolvemos hasta integrarlo, otro 1/3 y volvemos a integrar y así hasta terminar.

Ponemos la masa en un molde, si es de silicona no necesita sino lo forramos con papel.

Mezclamos el azúcar blanco, el moreno y la canela y cubrimos la masa del bizcocho.
Calentamos el horno a 180º y lo metemos durante unos 50 minutos.


Sacamos del horno, dejamos unos 15 minutos y desmoldamos. Tiene que terminar en enfriar sobre una rejilla.


                                                    ¡Y listo!

jueves, 6 de diciembre de 2018

Patatas con bacalao.


La receta de hoy es un guiso muy tradicional, un clásico en muchas cocinas; como todo guiso tradicional tiene muchas variantes, muchas formas de hacerlo, cada casa tiene su fórmula y sus gustos.

La manera que yo os propongo hoy, friendo el bacalao antes no es la que hago con más frecuencia pero me apetecía probar y el resultado me ha gustado mucho.




Necesitamos para dos:
250 g de bacalao salado.
400 g aproximadamente de patatas.
1 cebolla mediana.
2 ó 3 dientes de ajo.
1 hoja de laurel.
½ vaso de vino blanco.
Azafrán.
Harina, para rebozar el bacalao.
Aceite de oliva virgen.

Empezamos 24 0 48 horas antes de hacer el guiso poniendo a desalar el bacalao. Dependiendo del grosor de las tajadas tardará más o menos tiempo. Lo lavamos bajo el grifo con agua fría y lo ponemos, cubierto de agua en un bol en la nevera. Le cambiamos el agua tres veces al día.

Pelamos las patatas y la partimos cascándolas para que tengan los cortes irregulares, con picos que se desharán al cocinarlas y engordarán el caldo.

Secamos bien el bacalao con papel de cocina y lo pasamos por harina; en la cazuela donde vamos a hacer el guiso ponemos unas cucharadas de aceite y freímos el bacalao; cuando esté dorado lo sacamos a un plato y reservamos.

En la misma cazuela y con el aceite que usamos para freír ponemos a sofreír los dientes de ajo y la cebolla picados; cuando la cebolla empieza a ablandar ponemos media cucharada de harina, freímos y añadimos el vino blanco.

Agregamos las patatas, el laurel y el azafrán tostado y cubrimos con agua. Dejamos cocer despacio unos 15 minutos. De momento no ponemos sal.

Volvemos a poner el bacalao y todos los jugos que haya soltado en la cazuela con las patatas y seguimos cociendo 3 ó 4 minutos más.


Probamos de sal y dejamos reposar unos 10 minutos antes de servir.



                                             ¡Y listo!

Os dejo el enlace a otra receta de patatas con arroz y bacalao por si os apetece echar un vistazo.

martes, 4 de diciembre de 2018

Zanahorias asadas.


La zanahoria es una de las hortalizas más versátil que podemos usar en la cocina; se puede tomar cruda, cocida, frita…Se puede utilizar en ensaladas, guisos, purés y, por supuesto en preparaciones dulces, tartas, mermeladas…

Los beneficios que aporta a nuestro organismo son muchos: es rica en potasio, flúor y fósforo; si se toma cruda ayuda a fortalecer dientes y encías; es rica en fibra, ayuda a combatir el estreñimiento; por su elevado contenido en agua es diurética; fortalece las uñas y el cabello y un largo etcétera de propiedades más.

La receta de hoy, zanahorias asadas, es una excelente guarnición para acompañar carne.

Necesitamos:
Zanahorias ecológicas, si puede ser. La cantidad depende para cuantos. Yo hice medio kilo para dos y ¡casi no sobraron!
Media cebolla.
4 ó 5 dientes de ajo sin pelar.
Pimienta negra en grano.
Aceite de oliva virgen extra y sal gorda.

Empezamos pelando las zanahorias; las partimos al medio longitudinalmente y después cada trozo en dos o tres dependiendo del grosor de la zanahoria. Se trata de conseguir unos bastones de tamaño y grosor similar.

Partimos la cebolla en trozos grandes y separamos las capas.

En una fuente de horno ponemos las zanahorias, la cebolla y los dientes de ajo; sazonamos con sal gorda, agregamos los granos de pimienta un poco machacados en el mortero y aceite.

Removemos para que todo se unte bien.


Metemos en el horno a 180º durante unos 30 minutos, más o menos; lo mejor sacar un trozo y probar, tiene que quedar asada pero con un toque crujiente aunque bueno el punto va en gustos.

¡Y listo!

sábado, 1 de diciembre de 2018

Patatas fritas para guarnición.


¡Unas humildes patatas fritas y qué ricas están! Estas quedan crujientes por fuera y muy tiernas por dentro, con un rico saborcito a ajo y a pimentón*.

Nos pueden servir de picoteo, tipo patatas bravas o como guarnición de otro plato.




La receta se la vi hacer a Carlos Arguiñano en su programa de la tele.



Necesitamos:
Patatas, que tengan más o menos el mismo tamaño.
Aceite de oliva virgen extra.
Unos dientes de ajo.
Una cucharadita de pimentón dulce o mezcla de dulce y picante*.
Sal y perejil.



Empezamos lavando muy bien unas patatas para cocerlas enteras y con piel.

Las ponemos en una cazuela con agua fría y sal y las cocemos hasta que están tiernas, unos 20/25 minutos según el tamaño. Yo las pincho con una brocheta de madera para comprobar si ya están.

Dejamos templar y las pelamos.

Las partimos en cuadraditos o en medias lunas.

Ponemos abundante aceite en una sartén amplia y las freímos a calor moderado, dándoles vuelta para que se doren por todos los lados.

Pelamos los dientes de ajo y los picamos; lavamos y picamos un manojo de perejil.

En otra sartén con dos cucharadas de aceite freímos el ajo y el perejil.


Sacamos las patatas a una fuente con papel absorbente.

Las ponemos en la fuente de servir, espolvoreamos el pimentón y echamos por encima el sofrito de ajo y perejil y unas piedras de sal gorda.



*En esta ocasión yo no puse el pimentón como veis en las fotos; las volví a hacer, esta vez sin fotos, y os aseguro que el pimentón les da un sabor especial y muy rico. Os animo a ponerlo.

                                         ¡Y listo!

viernes, 30 de noviembre de 2018

Pan con nueces y avellanas.



Un pan estupendo para tomar con dulce o con salado, con mermelada o con queso, con dulce de membrillo o con jamón cocido…con lo que queráis.




Necesitamos:
550 g de harina.
280 g de agua templada.
1 huevo pequeño.
10 g de sal.
90 g de avellanas tostadas y nueces.
15 de levadura fresca de panadería.
1 cucharada de miel.

Empezamos pesando todos los ingredientes.

Ponemos en un bol el agua templada y disolvemos en ella la levadura y la miel; batimos ligeramente el huevo y lo añadimos.

Ahora vamos poniendo la harina pasada por un colador y mezclada con la sal. Mezclamos bien y ponemos las avellanas y las nueces partidas en trozos no muy pequeños.

Sacamos del bol y amasamos bien; podemos poner algo más de harina si es necesario ya que todas no absorben igual; yo había puesto 500 g y tuve que añadir aproximadamente 50 g más, poco a poco.

Hacemos una bola y dejamos reposar hasta que leve; yo suelo meter el bol en el horno apagado.

Sacamos y amasamos muy suave para sacar el aire; hacemos un rulo del tamaño del molde donde lo vayamos a cocinar y dejamos nuevamente reposar, unos 30 minutos, aunque el tiempo depende de la temperatura ambiente.

Calentamos el horno a 200º, metemos el molde y lo dejamos hasta que esté bien dorado, el mío tardó 40 minutos.

Como veis en las fotos mi molde resultó un poco pequeño para esta masa, quizá por la cantidad de harina que tuve que añadir de más.

¡Y listo!

domingo, 25 de noviembre de 2018

Albóndigas en salsa de cebolla.


Los que me leéis de vez en cuando ya me habréis “oído” decir más de una vez que me gustan mucho los plato que se pueden hacer con antelación y después calentar cuando nos hacen falta.

Las albóndigas son uno de esos platos. Los puedes hacer el día antes o por la mañana pronto y después calentarlos despacito y disfrutarlos cuando llegas de trabajar o …de tomar el vermut, depende del día.



Necesitamos:
750 g de carne picada, 500 g de ternera y 250 g de cerdo.
2 cebollas.
2 ó 3 dientes de ajo.
1 huevo.
Unas ramas de perejil.
Miga de pan y leche.
Medio vaso de vino blanco.
1 cucharadita de harina.
Además sal, pimienta negra y aceite de oliva virgen extra.

Empezamos pelando y picando las cebollas menudas.


Se pochan a fuego suave en 2 ó 3 cucharadas de aceite de oliva hasta que estén suaves y ligeramente doradas.

Ponemos la miga de pan a remojar en leche.

Ponemos la carne en un bol y añadimos la mitad de la cebolla pochada, el huevo, los dientes de ajo picaditos o machacados en el mortero, el perejil picado y la sal. Damos una vueltas para que se reparta bien.


Escurrimos bien la miga de pan y la añadimos junto con la pimienta. Damos unas vuelta y lo dejamos reposar para que la carne coja el sabor durante unos 30 minutos en la nevera.


Hacemos las albóndigas, mejor pequeñas; las mías pesaban aproximadamente 30/35 g (sí, lo confieso tuve la paciencia de ir cogiendo porciones de carne y pesándolas para hacerlas más o menos iguales).

Ponemos aceite en una sartén y las freímos, dándoles la vuelta para que queden doradas por todos los lados. Sacamos a un plato.


Quitamos la mayor parte del aceite de la sartén y ponemos la otra mitad de la cebolla que teníamos pochada. Añadimos una cucharadita de harina y la cocinamos para que pierda el sabor a crudo. 

Agregamos el vino y dejamos hervir un par de minutos para evaporar el alcohol.

Añadimos agua o caldo y dejamos cocer hasta que la salsa ligue bien, esté bien espesita.


Ponemos las albóndigas y el damos un hervor, un par de minutos, no necesitan más ya que todo estaba ya cocinado.

Yo las serví con un puré de patatas.

                                             ¡Y listo!

Esta receta la vi aquí, un blog que me gusta mucho y merece la pena echar un vistazo, bueno más de uno.

jueves, 22 de noviembre de 2018

Crema de calabaza y langostinos.



Una crema caliente, nutritiva, con un rico sabor y con una textura suave es siempre una buena opción para la cena o para empezar una comida. 

Una pequeña ración servida en vaso y acompañada de un vino es un entrante o aperitivo que os ayuda a esperar el plato principal disfrutando.

El componente fundamental de esta crema es la calabaza y va acompañada de langostinos que, creo, la complementan muy bien.

Es fácil de hacer y económica, se puede hacer con antelación y terminar los langostinos y el pan frito en el último momento, nutricionalmente está equilibrada y además... está muy rica.





Necesitamos para la crema:
½ Calabaza cacahuete.
Dos patatas medianas.
½ cebolla mediana.
Dos dientes de ajo.
Dos langostinos grandes por persona.
Una rebanada de pan.

Para el caldo de pescado: las cabezas y caparazones de los langostinos, una espina de merluza, un trozo de cebolla y un chupito de brandy.

Además necesitamos: sal y aceite de oliva virgen extra.

Empezamos haciendo el caldo.

Pelamos los langostinos y los reservamos; también las cabezas y los caparazones.

En una pota ponemos un poco de aceite, añadimos la cebolla, picada, las cabezas y los caparazones de los langostinos y sofreímos hasta que estén ligeramente tostados; agregamos la espina de la merluza y el brandy, dejamos que se evapore el alcohol; cubrimos con agua , ponemos sal y dejamos cocer despacio durante unos 15 minutos.

Machacamos bien las cabezas con la garcilla, para sacarles todo el sabor y colamos el caldo, que en este momento ya es un rico caldo con un gran sabor.

Mientras se hace el caldo pelamos y picamos la cebolla,los dientes de ajo, la calabaza y las patatas.

Ponemos en una cazuela y cubrimos con el caldo.

Dejamos cocer unos 15/20 minutos a fuego suave.

Trituramos y rectificamos de sal.

En una sartén con ½ cucharada de aceite hacemos los langostinos, dos minutos por cada lado o algo menos dependiendo del tamaño.

Freímos unos trocitos de pan hasta que estén crujientes y tostados.

Servimos la crema con los langostinos, el pan frito y unas gotas de aceite de oliva virgen extra.




                                           ¡Y listo!

martes, 20 de noviembre de 2018

Frittata de coliflor.



La frittata es una receta de origen italiano similar, que no igual a nuestras tortillas rellenas.

Se hace en una sartén al fuego pero se termina en el horno; el ingrediente que no puede faltar es el huevo pero podemos escoger y variar los otros, verduras, setas, quesos...


Necesitamos para dos:
Una coliflor pequeña.
3 huevos.
100 ml de leche, o nata ligera si lo prefieres.
80 g de queso; yo puse Idiazabal pero el que os guste.
Una aceitunas negras.
½  cucharadita de pimentón dulce.
Sal, pimienta negra y una cucharada de aceite de oliva virgen extra.



Empezamos cociendo la coliflor en ramitos no muy grandes; tiene que quedar bien cocida pero conservando un puntito crujiente; la mía tardó 10 minutos. La escurrimos y la ponemos en una sartén, sin aceite a calor suave para que pierda  el agua, para que se seque.

Batimos los huevos, añadimos la leche, la pimienta negra, el pimentón y la mitad del queso rallado. Batimos.

A esta mezcla agregamos la coliflor; si vemos que nos quedó algún trozo muy grande lo partimos.

En un recipiente que se pueda usar en el horno y en la vitro ponemos una cucharada de aceite y calentamos; ponemos la mezcla y dejamos que se cuaje por debajo.

Calentamos el horno, solamente calor fuerte por arriba.

Adornamos con las aceitunas y con el resto de queso que tenemos reservado y gratinamos hasta que acabe de cuajar y tenga un bonito color.


                                        ¡Y listo!

sábado, 17 de noviembre de 2018

Lomo de merluza relleno.




Esta es una receta muy sencilla y de éxito asegurado si contamos con una buena merluza fresca, una merluza del pincho del Cantábrico, por ejemplo.

Le pedimos al pescadero que nos quite la espina (la congelamos para hacer caldo) y nos saque los dos filetes;  cortamos dos trozos iguales, uno de cada filete.


El relleno debe ser al gusto de los comensales; yo en esta ocasión lo hice muy sencillo, para no robarle protagonismo al pescado.




Necesitamos para dos:
Un lomo de merluza, sin espina de 400/450 g.
Dos patatas medianas.
½ vaso de vino blanco.
Una cebolla, una zanahoria, 3 ó 4 tomates secos en aceite y perejil.
Además necesitamos sal y aceite de oliva virgen extra.

Empezamos pelando las patatas y partiéndolas en rodajas de 1 centímetro de grosor, más o menos.

En un larguero de horno ponemos una cucharada de aceite, extendemos y colocamos las patatas con sal. Lo metemos al horno caliente, a 180º. Pasados unos 10 minutos echamos el vino blanco y dejamos hasta que al pincharlas con el tenedor no encontremos resistencia.

Mientras vamos preparando el relleno: picamos la cebolla y la zanahoria peladas y partidas pequeñas; en una sartén con dos cucharadas de aceite y un poco de sal las ponemos a pochar hasta que están hechas; picamos los tomates a trocitos.

Cuando las patatas están colocamos ½ lomo de merluza salado, el relleno y tapamos con el otro medio lomo.



Cortamos un trozo de papel de horno, del tamaño adecuado para tapar el larguero, lo mojamos con agua, lo arrugamos y tapamos el larguero. Esto hará que el pescado no se seque.

Volvemos a meter en el horno a 180º durante unos 15 minutos.

Espolvoreamos con perejil picado.