sábado, 22 de julio de 2017

Pimientos fusión.




Pimientos rellenos con quinua, champiñones, cúrcuma…

Ingredientes de tres continentes: quinua de América, cúrcuma (esta de Marruecos) de África, aceite de oliva de Europa... 

Así que creo que este plato es una pequeña-gran fusión de culturas.


Necesitamos para dos:
2 pimientos rojos.
1 cebolla.
2 ó 3 dientes de ajo.
6 u ocho champiñones, limpios.
1 huevo.
60g de quinua.
Un volumen doble de caldo de verduras (o agua) que de quinua.
Aceites de oliva y sal.

Empezamos lavando y secando bien los pimientos. Quitamos las semillas y cortamos una tira de dos o tres centímetros por un lateral que será la abertura por donde los rellenemos. Los untamos con un poco de aceite y los metemos al horno caliente a 180º.

Mientras los pimientos se asan hacemos el relleno. 

Picamos los ajos, la cebolla y los trozos de pimiento que hemos quitado en trocitos pequeños y hacemos un sofrito. Cuando empiece a estar trasparente la cebolla agregamos los champiñones partidos en 4 ó 6 trozos. Añadimos una cucharadita de cúrcuma. Dejamos unos minutos hasta que casi está hecho (terminará de hacerse en el horno).

Lavamos en un colador fino, bajo el grifo de agua fría la quinua. Ponemos el doble de caldo o de agua que de quinua a hervir, añadimos la quinua lavada y dejamos cocer durante unos 18 minutos.

Ahora nos queda unir al sofrito la quinua cocida y el huevo batido que no servirá, cuando cuaje, para unir todos los ingredientes.

Con esta mezcla rellenamos los pimientos y volvemos a meterlos en el horno hasta que el huevo cuaje.


                                                                                       ¡Y listo!

Esta receta es para el Reto Color y Sabor de temporada.

Dejo otros enlaces con quinua por si  os interesan.

Albóndigas con quinua.

Ensalada de garbanzos con quinua y vinagreta de mostaza.

Quinua con verduras y salmón ahumado.


 








martes, 18 de julio de 2017

Ensalada “Eras de Renueva”.




Por fin me he decidido. Llevo tiempo pensando en publicar una ensalada dedicada al barrio leonés donde me crié. Y aquí está.

Esta ensalada, salvo por un par de detalles que os contaré es la ensalada de mi niñez: lechuga tomate, cebolleta y…chicharro en escabeche.


Necesitamos:
Lechuga, la que os guste. Yo puse hoja de roble, primer detalle que desentona con la tradición.

Tomate, un  buen tomate ecológico, que sepa a tomate ¡difícil de encontrar!

Cebolleta tierna.
 
Pepino, pelado y partido.

Chicharro en escabeche. No encontré chicharro grande así que use una lata de chicharrín pequeño, muy rico.

Garbanzos cocidos, y este es el segundo detalle del que os hablaba. No los había en las ensaladas de mi infancia pero son un producto muy ligado a la cocina leonesa y me apeteció incluirlos.

Por lo demás hacer una ensalada no tiene mucho misterio ¿verdad?

Empezamos lavando y partiendo la lechuga; lavando y partiendo el tomate; pelando y partiendo el pepino; picando cebolleta; añadiendo los garbanzos cocidos y los chicharros en escabeche.

Aliñamos con aceite de oliva virgen extra ecológico (una ensalada merece un buen aceite), vinagre de Jerez y sal.



                                                                    
                                                                          ¡Y listo!