domingo, 19 de agosto de 2018

Scones de zanahoria y dátiles.



El scone es un pan típico de Reino Unido y originario de Escocia. 


Es un alimento muy común en desayunos y meriendas.
En Escocia, las porciones son triangulares a diferencia de en otros países donde se les da forma redonda.
Se suele servir templado y abierto por la mitad. 

Está elaborado con harina de trigo, mantequilla y levadura. Suelen ser dulces y contienen a menudo uvas pasas, queso o dátiles. Existen también versiones saladas en el Úlster y en Escocia.

Todo esto y más dice la Wikipedia y yo os lo cuento porque es todo lo que sé. Solo añadir que están muy, muy buenos y que son fáciles de hacer.


Necesitamos:
200 g de harina.
½ sobre de levadura.
1 huevo.
200 g de zanahoria cocida.
30 g de mantequilla.
40 g de dátiles, sin hueso.
2 cucharadas de azúcar blanco.
Un puñado de pipas de calabaza.



Empezamos pelando las zanahorias y poniéndolas a cocer con una pizca de sal. Dejamos enfriar y machacamos con un tenedor. No importa que queden pequeños trocitos enteros.

Ponemos las pipas, sin nada de grasa en una sartén, a calor moderado para que se tuesten y queden crujientes.

En un bol ponemos la mantequilla, a temperatura ambiente y el azúcar, y mezclamos bien.

Agregamos el huevo entero y seguimos mezclando hasta integrarlo totalmente.

Ponemos los dátiles picaditos y la zanahoria machacada y mezclamos.

Tamizamos la harina con la levadura y vamos añadiendo a lo anterior; tenemos que conseguir una masa húmeda pero que se pueda manejar con las manos para hacer una torta del tamaño del molde donde vayamos a hornearla. No conviene manipularla mucho, solo lo imprescindible.

Cuando esté en el molde hacemos unos cortes, sin llegar al fondo y clavamos las pipas de calabaza.

Metemos en el horno caliente, a 180º durante unos 20/25 minutos.


                                    ¡Y listo!

miércoles, 15 de agosto de 2018

Paccheri di Napoli, con pisto y bonito.

Desde que vi esta pasta, paccheri di Napoli, me apeteció prepararla, pensé que simplemente necesitaba un buen relleno. Como en verano cocino con frecuencia bonito pues…todo solucionado. Pero con cualquier relleno jugoso, con salsa, que os apetezca estará estupenda.

Puede, además, ser una receta de aprovechamiento para “dar salida” a esos resto que nos quedan en la nevera.



Necesitamos:
4 ó 5 paccheri, por persona.
2 dientes de ajo.
1 cebolla grande.
1 pimiento verde.
2 zanahorias medianas.
1 bote grande de tomate natural triturado.
Un trozo de bonito, de la cola o de una rodaja.
Sal y aceite de oliva virgen extra.

Empezamos picando muy menudo el ajo, la cebolla, el pimiento verde y la zanahoria pelada.

En una sartén amplia ponemos 2 ó 3 cucharadas de aceite y empezamos friendo el ajo; cuando está un poco dorado añadimos la cebolla, el pimiento y la zanahoria, con sal



Sofreímos despacio hasta que está la cebolla transparente y el pimiento y la zanahoria todavía con un punto crujiente.
 
Mientras se hace picamos, a cuchillo, el bonito haciendo trocitos pequeños. Salamos y añadimos al sofrito, damos una vueltas y cuando cambia de color agregamos el tomate, tres o cuatro cucharadas; dejamos que todo se cocine, debe quedar espeso.



Con el resto del tomate hacemos una salsa.

Vamos cociendo la pasta durante unos 13/14 minutos.

Con una cucharilla rellenamos la pasta.


Servimos la salsa de tomate y encima la pasta rellena.

                                                ¡Y listo!
 


lunes, 13 de agosto de 2018

Berenjena “acordeón”.


                               Puede ser una guarnición o un plato principal.



Necesitamos por persona:
1 berenjena.
1 tomate mediano.
2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
1 ó ½  bola de mozarela.
Unas lascas de queso manchego curado.
Orégano y sal.

Empezamos lavando bien las berenjenas y secándolas; las partimos longitudinalmente a la mitad. Apoyamos el corte en una tabla y, con un cuchillo bien afilado, hacemos cortes a lo largo, sin llegar al final, manteniendo el peciolo. Salamos por dentro. Cuanto más juntos hagáis los cortes mejor.

Pelamos el tomate y lo partimos en trocitos; en un bol ponemos el tomate, el queso manchego, el aceite, sal y orégano.

El tipo de queso, manchego u otro y la cantidad va en gustos; personalmente creo que con el resto de los ingredientes ya quedan muy sabrosas.

Ponemos las berenjenas en la placa de horno, forrada con papel y con la mezcla del bol rellenamos los cortes.



Partimos en cubitos la mozarela y metemos también dentro de los cortes.



Metemos en el horno a 200º durante unos 30/40 minutos, dependiendo del horno, del tamaño de las berenjenas…


 
Esta receta la vi aquí.
                                        ¡Y listo!