martes, 13 de febrero de 2018

Sopa de repollo y garbanzos.




Esta sopa es ideal para aprovechar los restos de un cocido de garbanzos.

Ese puñadito de garbanzos que nos sobran y no son suficientes para hacer por si solos un plato y ese riquísimo caldo con unas verduras acaban siendo un estupendo plato para el día siguiente.



Necesitamos:
1 puerro.
2 ó 3 zanahorias.
½ cebolla o una pequeña.
2 ó 3 dientes de ajo.
1 patata mediana.
1 repollo (col) mediano.
100g de garbanzos cocidos.
Caldo de cocido de garbanzos.
Aceite de oliva virgen, sal y una pizca de cúrcuma.

Empezamos partiendo todas las verduras en trocitos pequeños, porque son para una sopa. 

En una cazuela 2 ó 3 cucharadas de aceite y sofreímos los dientes de ajo, la cebolla, el puerro, la patata y las zanahorias, con un poco de sal. 

Cuando empieza a ablandar añadimos el repollo, cubrimos con el caldo, agregamos una pizca de cúrcuma y dejamos cocer a fuego lento hasta que todo está tierno.

Ponemos los garbanzos cocidos, probamos de sal  y dejamos cocer todo junto unos cinco minutos.





                                            ¡Y listo!
 

 

lunes, 12 de febrero de 2018

Ensalada de remolacha y naranja.




Comer una ensalada es siempre una buena opción. Como plato principal o como acompañamiento de un plato de carne o pescado es siempre bienvenida.

Hay tantas ensaladas como queramos, solamente hay que poner algo de imaginación y mezclar y aliñar distintos productos según nuestro gusto.

Hoy os propongo esta.





Necesitamos por persona:
Ensalada verde, lo que más os guste: rúcula o lechuga.
1 huevo cocido.
1 zanahoria.
1 naranja.
½ remolacha cocida.
Aceite de oliva virgen extra, sal y vinagre.

Cocemos un huevo durante 10 minutos. Dejamos enfriar y pelamos. Partimos en cuatro trozos.

Pelamos una zanahoria y, con el pelador, sacamos tiras. 

Pelamos la naranja quitando toda la parte blanca; partimos en rodaja y cada una en 6 u 8 trozos.

Yo compro la remolacha cocida. La partimos en trozos pequeños y añadimos vinagre para que en la remolacha se mezcle el sabor dulce, de ella, y ácido del vinagre.

Montamos la ensalada: ponemos la base verde y añadimos la zanahoria, el huevo, la remolacha y la naranja.

Aliñamos con vinagre, sal y aceite de oliva virgen.



                                       ¡Y listo!