miércoles, 11 de octubre de 2017

Crema de castañas y manzana.




Una crema con un suave sabor a castaña y a manzana. No es demasiado dulce y encima de una tostada de pan es una delicia.


Necesitamos:
500g de castañas, sin la piel exterior.
160g de manzana, sin piel ni corazón.
100g de azúcar blanco.
150g de agua.
Es un poco laborioso pero sencillo.

Empezamos pelando las castañas, con un cuchillo y un poco de paciencia; quitamos la dura cascara exterior.

Ponemos a cocer las castañas en agua con un poco de sal hasta que estén tiernas; las mías tardaron poco apenas 10 minutos pero creo que eso es porque están recién caídas del árbol, aun no se han secado mucho.

Ahora viene “lo peor” hay que pelarlas, quitarles la piel fina interior; mientras están calientes es fácil, si no te quemas. Yo lo hice así: sacaba 3 ó 4 a la meseta e iba pelándolas y las demás seguían en el agua caliente de cocerlas.

Pelamos la manzana y la partimos a trozos. 

Lo ponemos todo en una pota, el agua, el azúcar, la manzana y las castañas cocidas y peladas. Dejamos cocer despacio dándole vueltas de vez en cuando hasta que la manzana esté cocida.

Para acabar lo trituramos.

Con estas proporciones no queda demasiado dulce pero, ya sabéis que a mí  no me gusta pasarme con el azúcar; probáis y sí lo preferís más dulce la solución es fácil: más azúcar.

Dejamos enfriar.


                                            ¡Y listo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario