viernes, 30 de marzo de 2018

Torrijas de anís, a la plancha.




Las torrijas son un postre tradicional hecho con unas materias primas muy humilde: pan, leche, huevo y azúcar, básicamente.

Es una de esas recetas que ponen de manifiesto la creatividad de tantas mujeres que sin tener muchos recursos conseguían hacer platos de fiesta para su familia, sabrosos y nutritivos.

En la actualidad hay muchas recetas de torrijas con innovaciones, cambios de ingredientes, panes especiales, presentaciones variadas…todas seguramente muy sabrosas.

En esta ocasión yo he intentado hacer unas torrijas ligeras, dentro de lo posible. He quitado casi todo el azúcar y no las he frito, son a la plancha.



Necesitamos:
Pan. Yo he usado pan integral, un poco duro, como de dos o tres días.
Leche.
Huevo.
Una copita de anís.
1 cucharada de aceite de oliva.
1 cucharada de panela.
1 cáscara de naranja y otra de limón, si puede ser de fruta ecológica.

Empezamos calentando la leche con la cáscara de naranja y limón; cuando comience a hervir apagamos y dejamos enfriar. Agregamos el anís.

Partimos el pan en rebanadas gruesas como de dos centímetros. Las colocamos, sin superponerlas, en una fuente. Añadimos la leche, colada, y dejamos que el pan se empape bien.

Batimos los huevos. 

Ponemos a calentar la plancha con una cucharada de aceite.

Con mucho cuidado para que no nos rompan pasamos las rebanadas de pan empapado en leche y anís, por el huevo batido y las vamos poniendo en la plancha.
Cuando están doradas espolvoreamos con la panela y dejamos que se caramelice y cojan un bonito color.

Ya veis que apenas tienen azúcar sin embargo su sabor es espectacular, con un ligero gusto a anís; están blandas y jugosas por dentro, caramelizadas por fuera.



                                                 ¡Y listo!


No hay comentarios:

Publicar un comentario