domingo, 23 de agosto de 2015

Mermelada de pimiento verde.





Tener una huerta está bien; comes productos de temporada no tratados con productos químicos, haces ejercicio, estás al aire libre y…muchas cosas más: todas sin duda beneficiosas.

Pero, como casi todo, tiene una cara “b” y en está ocasión es la sobreproducción, en momentos puntuales, de algunos productos.

Así que aquí estamos (hoy tengo una buena ayudante) en una bonita mañana de agosto lavando, despepitando y partiendo pimientos para hacer mermelada.

En unas tartaletas con queso.



 












Necesitamos:
Pimientos verdes. Los nuestros son italianos y morrones, mezclados.
Azúcar.
Dos o tres cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
Pizca de sal.
Opcional: pimienta.

En una pota alta ponemos el aceite, los pimientos verdes, ya sabéis lavados, despepitados y partidos con un poco de sal. Dejamos que se sofrían dándoles vueltas de vez en cuando.

Cuando empiecen a estar un poco blandos añadimos el azúcar. ¿Cuánto azúcar? La proporción que yo puse fue: por cada 100g de pimiento 25 de azúcar, es decir yo tenía 1.600g de pimiento y puse 400g de azúcar.

Normalmente se suele poner más, hasta 40g de azúcar por 100g de pimiento; a mí no me gusta la mermelada demasiado dulce y sobre manera ésta que no solo se puede tomar con tostadas para el desayuno sino que acompaña muy bien carne o queso.

Se puede ir probando y añadir hasta que tenga el dulzor que os guste.

Dejamos que hierva despacio dándole vueltas con mayor frecuencia a medida que está más hecha hasta que tenga la textura deseada.

Se puede dejar así o, como hice yo, pasarla por el pasapuré para quitar las pieles del pimiento.

Como opción, se puede añadir un poco de pimienta negra al final si os gusta; yo no la puse porque el pimiento ya tiene un sabor muy protagonista y creo que no necesita más.




Con queso, para el aperitivo.

2 comentarios:

  1. Hola Amparo, me parecen geniales estas mermeladas, que se salen de lo habitual. Estamos acostumbrados a las de frutas, que son fantásticas, pero nos perdemos otras muchas que complementan platos y nos pueden hacer disfrutar. Feliz semana. Un bste.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Emma, tienes razón hay que atreverse a probar sabores nuevos. Me voy a dar un paseo por tu blog. Un beso.

      Eliminar