viernes, 23 de octubre de 2015

Pasta a la asturiana.




Pasta con berenjena, manzana y queso azul.

Humilde plato de pasta. Humilde pero completo, nutritivo, sabroso y con un puntito de sabor sorprendente: el suave de berenjena, el ácido de la manzana y el fuerte, salado y ligeramente picante del queso azul.

El nombre de la receta se me ocurrió cuando me di cuenta que llevaba varios ingredientes de lo más tradicional en Asturias: manzana y queso azul.

Además la berenjena…seguid leyendo y os lo explico. 

Necesitamos:
Pasta, en este caso fusilli, pero elegid la que os guste.
Una berenjena; la mía muy especial, dejadme presumir. Esta berenjena es de la huerta de mi hijo; en otras regiones seguro que es fácil y frecuente conseguir cultivar berenjenas pero no en Asturias. Creedme, tradicionalmente en las huertas asturianas nadie las cultivaba.
Una manzana.
Queso azul de Cabrales o La Peral o Gamoneú de Onís…
Y como siempre sal y aceite de oliva virgen.

Empezamos
Pelé la berenjena, la partí en trocitos, le puse un puñado de sal y la dejé unos 20 minutos. Después la lavé y sequé.

En una cazuela, con tres o cuatro cucharadas de aceite, cociné a fuego fuerte la berenjena durante unos minutos hasta que estuvo casi hecha. Añadí la manzana a trozos grandes, ya que la manzana se deshace un poco y así queda del tamaño adecuado.

Mientras, cocí la pasta el tiempo necesario; ya sabéis que depende de la que se escoja. Escurrí y añadí a la mezcla de berenjena y manzana. 

Ya solo nos queda poner trocitos del queso que más nos guste, pero os recomiendo un queso azul asturiano: hoy he decidido hacer patria ¡que falta nos hace!



Que lo disfrutéis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario