martes, 16 de diciembre de 2014

Sopa de verduras y pollo con “isla”.





Para una cena o para un primer plato, para recuperarse de un catarro o para no cogerlo, para calentarse por dentro, para disfrutar… para todo esto y para mucho más sirve una sopa.

Con un esqueleto, las alas y el pescuezo del pollo, unas verduras, puerros y zanahoria, un hueso de rodilla de ternera y un poco de paciencia hacemos un sabroso caldo.

Lo ponemos todo en una pota con abundante agua fría; cuando empiece a hervir lo vamos espumando y lo dejamos cocer a fuego lento durante una hora y media más o menos.

Rectificamos de sal y lo colamos. Ya tenemos un rico caldo para la sopa.

 En una pota, de tamaño proporcionado, ponemos un poco de aceite y sofreímos, durante dos o tres minutos, dos puerros, dos zanahorias y una o dos patatas todo partido en trocitos apropiados para la sopa.
Si queremos que sea más completa podemos poner un puñado de arroz. 

Añadimos el caldo y dejamos cocer a fuego lento hasta que comprobemos que la zanahoria, que es el producto que más tarda en hacerse esté bien cocida, unos diez minutos.

Tostamos un trozo de pan de hogaza. Cocemos un huevo por persona.


Servimos la sopa, ponemos encima nuestra “isla” de pan cubierta con el huevo cocido picadito.




2 comentarios:

  1. Pues si, muy rica! Y es de esos platos que apegtecen tantísimo en las noches de invierno, me la apunto para cuando me desactive del modo NaNavidad! Jejeje Un abrazo guapísima y que pases muy felices fiestas

    Les receptes que m'agraden

    ResponderEliminar