lunes, 12 de enero de 2015

Mejillones con salsa de azafrán y pasta.









Necesitamos: mejillones, pimiento rojo y verde, cebolla, vino blanco, azafrán, 1 cucharadita de harina, cayena (opcional) y pasta. Además sal y aceite.

Limpiamos los mejillones y los ponemos en una pota sin agua, tapada al fuego para que se vayan abriendo.
Los sacamos de las valvas, colamos el líquido que tengan y reservamos.
 
Vamos haciendo la salsa.
Picamos cebolla, pimiento rojo y verde en trocitos pequeños y lo ponemos a sofreír a fuego lento con un poco de sal. ¡Cuidado con la sal! Vamos a usar el caldo que suelten los mejillones y, normalmente, aporta mucha sal.

Cuando está blando añadimos una cucharadita de harina y freímos. Ponemos vino blanco y dejamos evaporar a fuego fuerte.

Agregamos el caldo de los mejillones, poco a poco, sin pasarnos de cantidad para que la salsa quede espesa, unas hebras de azafrán tostadas y, si nos gusta un toque picante, una cayena.

Dejamos cocer un par de minutos y añadimos los mejillones.

Cocemos la pasta y montamos el plato.









No hay comentarios:

Publicar un comentario