lunes, 22 de junio de 2015

Tortilla rellena de champiñones.





La de hoy es una de esas recetas que yo llamo “un pequeño gran placer”: la humilde tortilla de patata, con un detalle, un relleno de champiñones al ajillo.

Esta tortilla acompañada de una ensalada y de un culín de sidra o una caña hace una cena perfecta.


Preparamos los champiñones al ajillo, para ello necesitamos:

Champiñones, unos dientes de ajo, sal y aceite.

Limpiamos los champiñones, sin mojarlos y los partimos. Pelamos y picamos los dientes de ajo y, en un poco de aceite los freímos; cuando empiezan a tomar color ponemos los champiñones, un poco de sal y dejamos que se hagan. Tiene que evaporarse toda el agua que sueltan. Se puede poner una guindilla si queréis un toque picante.



Hacemos la tortilla friendo las patatas y la cebolla. Batimos los huevos y mezclamos. Lo repartimos en dos partes iguales.

Cuajamos una mitad del preparado en una sartén y sin darle vuelta la sacamos a un plato dejando la parte sin cuajar hacia arriba. 



 

Cuajamos la otra mitad de la preparación y sobre ella colocamos los champiñones, en el centro, sin llegar a los bordes.



Tapamos con la mitad reservada, dejando la parte cuajada hacia arriba; este paso es el más “complicado”.

Aplastamos un poquito la tortilla para igualarla y que termine de sellar por los laterales. 

La sacamos y servimos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario