viernes, 10 de julio de 2015

Pincho: albóndiga y champiñón.




En cuanto vi esto en el blog de Macumani (blog que os recomiendo: buenas recetas y sobre todo una forma amena y divertida de explicar) no pude resistirme, ¿envidiosa? puede ser.

Empecé a pensar en hacer este pincho pero no exactamente igual; me acordé de la carne para hamburguesas que preparo, también inspirada en otro blog, el de Belenciaga, muy recomendable también y así entre copia de aquí y de allá, os presento mi pincho.







Empezamos con los ingredientes para las mini albóndigas:

Carne picada de buena calidad, sólo ternera o con un poco de cerdo.

Cebolla, muy menuda sofrita en una cucharada de aceite.

Pimiento rojo, asado o sofrito,picado muy menudo.

Champiñones, picaditos y hechos en la sartén, hasta que suelten el agua. Reservamos unos sombreros, tantos como pinchos queramos hacer.

Un huevo entero.

Pimienta negra.

Y, como siempre, sal y aceite.





Mezclamos bien y dejamos, en la nevera un ratito, si tenemos tiempo, para que la carne coja bien los sabores.
 
Hacemos bolitas, albóndigas, muy pequeñas, las mías pesaban entre 15 y 20 g. Las pasamos por harina y las freímos en un cazo con aceite muy poco tiempo, enseguida están doradas. Las sacamos a papel absorbente.







Preparamos los sombreros de los champiñones, limpiándolos bien sin mojarlos. Los ponemos en una sartén con un poco de aceite y sal y a fuego medio los vamos cocinando, dándoles vuelta de vez en cuando. Para que se hagan bien necesitan su tiempo.

                           













Ya sólo nos queda montar el pincho, necesitamos:

Una rebanada de pan de hogaza, partida en trozos un poco más grandes que el champiñón, encima el sombrero del revés y en el hueco la mini albóndiga. Para adornar yo puse un trocito de pimiento frito.





Con esta misma carne hago las hamburguesas, pero eso os lo cuento... mañana.
 





No hay comentarios:

Publicar un comentario