miércoles, 3 de septiembre de 2014

Lasaña ligera de verduras.





Ligera, ligera. 
Unas láminas de pasta, un poco de queso y muchas verduras: nada más (y nada menos).

En esta ocasión opté por preparar una lasaña sin bechamel y sin salsa de tomate; estoy pensando que quizá no deba llamarla lasaña pero bueno mientras se me ocurre otro nombre…






Necesitamos unas láminas de lasaña que cocemos siguiendo las indicaciones del paquete.
Cogemos de la nevera todo lo que venga de la huerta y que no camine solo: ajo, cebolla, zanahoria, fréjoles (vainillas), calabacín, tomates cherry, pimiento rojo y/o verde…

Además necesitamos queso de cabra.






Pelamos las zanahorias, las partimos y cocemos en agua hirviendo con sal, hasta que estén al dente.

En una sartén amplia ponemos un poco de aceite y freímos, empezando por el ajo, después cebolla, pimiento rojo y/o verde picados menudos, los fréjoles partidos en trocitos como de un centímetro, para que se haga bien.

 Cuando esté todo un poco blandito ponemos en calabacín, en trocitos y unos cherry partidos en cuartos, que aportarán un poco de jugosidad.

Añadimos la zanahoria escurrida.

Montamos la lasaña:
Pincelamos el molde con un poco de aceite, cubrimos con láminas de pasta, encima capa gruesa de verduras, pasta, verduras…hasta acabar con pasta que cubriremos con medios cherrys, rodajas finas de calabacín y queso.
¡Al horno! Unos minutos hasta que se dore.






Yo puse trozos de queso de cabra pero también se puede rallar queso curado o poner trocitos de queso azul.

                                      ¡ y listo!

2 comentarios:

  1. Riquísima esta lasaña! Y muy ligera, que ahora que he vuelto de las vacaciones miedo me da subirme a la báscula! Un beso guapa!

    Les receptes que m'agraden

    ResponderEliminar
  2. Madre mia!! la lasaña con esas verduras, tiene que estar impresionante!!
    Un besito

    ResponderEliminar