lunes, 27 de noviembre de 2017

Chipirones encebollados.




Este plato puede hacerse con chipirones o con calamares, incluso las anillas de calamar te pueden servir.

Limpiar los chipirones es, sin duda, la parte más laboriosa por lo que es necesario tener claro cómo hacerlo y disponer de tiempo.

Yo he utilizado chipirones bastante grandes así que los partí en 3 trozos cada uno; si son más pequeños puedes dejarlos enteros.



Necesitamos para dos:
Chipirones limpios, ½ kilo.
1 ó 2 cebollas, dependiendo del tamaño.
2 ó 3 dientes de ajo.
1 pimiento verde.
1 vasito pequeño de vino blanco.
½ cucharadita de pimentón.
Aceite de oliva virgen y sal.

Empezamos limpiando bien los chipirones: quitamos unas aletas que tienen al final del cuerpo; tiramos de la cabeza y con ella salen todas tripas;  cortamos con una tijera las patas y sacamos una parte dura que tienen en el centro. Ya tenemos las patas,  las aletas y el cuerpo del chipirón por separado. Es necesario lavarlo todo bien, especialmente el cuerpo que puede tener restos dentro o incluso algo de arena, bajo el chorro de agua fría. Los podemos dejar enteros si son pequeños o partirlos en trozos grandes, menguan mucho al cocinarse, si son grandes.

Ponemos en una sartén o cazuela baja dos o tres cucharadas de aceite y sofreímos despacio la cebolla partida en juliana y el pimiento también en tiras, con un poco de sal.

Cuando la cebolla está suave añadimos los dientes de ajo picados, freímos y ponemos el pimentón,  damos una vueltas con cuidado que no se nos queme; agregamos el vino blanco, dejamos un minuto para que se evapore el alcohol.

Mientras se va haciendo la cebolla y el pimiento en otra sartén con una cucharada de aceite y a fuego fuerte freímos los chipirones durante dos o tres minutos.

Ahora juntamos las dos preparaciones, tapamos y dejamos a fuego suave durante unos 15 minutos. 

Probamos de sal y rectificamos.


¡Y listo!
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario