lunes, 30 de julio de 2018

Crêpes rellenas de judías verdes y queso Cabrales.

Nadie dirá que no a este plato.


Tiene verduras, judías verdes, con sabor a queso de Cabrales, envueltas en una crêp y el toque crujiente con las pipas.
¿Se puede pedir más? 







Necesitamos para las crêpes:
125 g de harina.
1 huevo.
300 ml de leche.
Una pizca de sal.
Una caña de perejil.

Para el relleno:
400 g de judías verdes (fréjoles).
1 cebolla mediana.
60/70 g de queso Cabrales (u otro queso azul).
Un puñado de pipas tostadas sin sal.
Aceite de oliva virgen extra.


Empezamos preparando la masa de las crêpes: batimos el huevo con la leche y una pizca de sal; tamizamos la harina y la añadimos, integrándola bien para que no queden grumos. Dejamos reposar en la nevera una hora más o menos. Picamos el perejil y lo añadimos a la hora de hacer las crêpes.

Para el relleno despuntamos los fréjoles y les quitamos, con un pelador los hilos laterales; los picamos en trozos como de 2 centímetros. Ponemos agua con sal a hervir y los cocemos hasta que estén tiernos pero sin dejarlos pasados; los míos tardaron unos 8 minutos pero hay que probar. Dejamos escurrir.

En una sartén ponemos dos o tres cucharadas de aceite y freímos la cebolla, en juliana o en trocitos; cuando esté transparente añadimos los fréjoles y damos unas vueltas para conseguir una mezcla homogénea.

Retiramos del calor y agregamos el queso en trocitos, que se ira deshaciendo. 

En otra sartén, sin nada de aceite ponemos las pipas peladas para que se vayan tostando, moviéndolas con frecuencia para que no se quemen. En el último momento las añadimos al relleno.

Vamos a hacer las crêpes: con un pincel de silicona untamos la sartén con aceite y la calentamos bien; ponemos una medida de la masa, ya reposada, extendemos bien por todo el fondo y dejamos que se haga hasta que empieza a desprenderse por los bordes, damos la vuelta y dejamos que se dore por el otro lado.

Hay que calcular bien la cantidad de masa ya que tiene que cubrir todo el fondo pero con una capa fina. Con estas cantidades a mí me salieron 8, de 22 centímetros.

Montamos el plato: ponemos el relleno en una mitad de la crêpe y enrollamos empezando del lado del relleno hacia el contrario.

Servimos enseguida ya que están mejor calientes.



 



                                             ¡Y listo!

2 comentarios:

  1. Qué apetitoso, nunca se me hubiera ocurrido!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Melancolía. En realidad se pueden rellenar de muchas cosas, dulces y saladas. Gracias por tu visita. Un saludo.

    ResponderEliminar