viernes, 15 de mayo de 2015

Pierna de cabrito asada.




Los asados dentro de su sencillez me parecen recetas muy complicadas; parece una contradicción ¿verdad? pues no lo es.

Son muy sencillos en cuanto a los ingredientes, en realidad se necesitan cuatro cosas, y muy complicados para dejarlos en su punto: bien hechos sin pasarse y que se sequen, no admiten espera cuando está hay que comerlo, cada horno es un mundo así que las temperaturas y los tiempos no son “transferibles” de uno a otro…

El cabrito de esta zona, Picos de Europa, es de calidad, pasta libremente, no los alimentan con piensos y se consumen muy jóvenes y tiernos.

Necesitamos para dos personas:

Una pierna de cabrito.

Ajos, sal, aceite y unas ramitas de romero fresco.

Empezamos: untamos un larguero, de tamaño apropiado, con aceite de oliva; ponemos la pierna, adobada con sal, una cabeza de ajos sin pelar partida al medio y unas ramas de romero.

Lo metemos al horno a 220º para que vaya sellándose la carne y cogiendo un bonito color.

Cuando está dorado añadimos un vaso de agua, bajamos la temperatura a 200º y dejamos que se ase. De vez en cuando damos la vuelta a la pierna y la regamos con el jugo que suelta.

Para comprobar que está la pinchamos con un tenedor, no tiene que ofrecer resistencia, y la carne se tiene que desprender del hueso con facilidad. 


2 comentarios:

  1. Muy rico, aqui en la patagonia argentina no tenemos cabritos, pero si un corderito muy parecido, ya que no hay pasturas verdes entonces el cordero no produce grasas, yo lo preparo asi aunque en vez del vaso de agua le agrejo un vaso de vino, otra tecnica es brasearlo, es decir colocar sobre colchon de verduras, caldo y vino, a 150 grados durante unas 2 a tres horas, Saludos y Felices fiestas

    ResponderEliminar
  2. Hola Pedro: aquí también tenemos cordero y es uno de los platos más apreciado para las fiestas de Navidad.Me gusta tu receta con las verduras, el caldo y el vino ¡tiene que estar muy bueno! Un saludo y que pases una Feliz Navidad.

    ResponderEliminar