viernes, 2 de noviembre de 2018

Rollitos de repollo (col) rellenos.


Los rollos de repollo rellenos ha pasado en pocos años a ser un plato muy popular en la gastronomía asturiana siendo muchos los restaurantes que los sirven, con ligeras variantes en su preparación. Se suelen rellenar con carne guisada desmenuzada y con una salsa de tomate aunque, por supuesto, admiten varios rellenos y varias salsas.

Es una preparación un poco larga pero nada complicada y el resultado merece el esfuerzo.


Necesitamos:
Hojas enteras de repollo, tantas como rollos queramos hacer.
Para el relleno: unos dientes de ajo, una cebolla, ½ pimiento rojo, carne picada de ternera, pimienta negra, ½ vaso de vino blanco, unas cucharadas de salsa de tomate.
Para la salsa verde: dos dientes de ajo, una cucharadita de harina, ½ vaso de vino blanco, abundante perejil picado menudo.

Además necesitamos harina para rebozar, huevo batido, aceite de oliva virgen y sal.



Empezamos sacando con cuidado las hojas enteras del repollo; desechamos las primeras que suelen ser más verdes y más duras.
Ponemos abundante agua, con sal, a hervir y escaldamos las hojas durante unos minutos, dos o tres; no tienen que quedar muy blandas solo queremos hacerlas más manejables.
Las sacamos a una tabla y las cortamos el tallo central que es duro; dejamos sobre un trapo de cocina para que escurran bien el agua.
Vamos preparando el relleno: en una sartén amplia ponemos un chorro de aceite de oliva y vamos sofriendo los dientes de ajo, la cebolla y el pimiento. Cuando está pochado añadimos la carne picada, adobada con sal y pimienta, y cocinamos hasta que esté bien dorada. Añadimos un chorro de vino blanco y dejamos que se evapore. Ponemos la salsa de tomate, sal y dejamos cocinar unos 10 minutos.
Para rellenar las hojas ponemos unas cucharadas del relleno en el centro y cerramos intentando hacer unos cilindros. Los pasamos por harina y huevo batido y freímos hasta que estén dorados. Los sacamos a un plato.
Con parte del aceite de freírlos vamos a hacer la salsa: en esta ocasión yo hice una salsa verde. Freímos unos dientes de ajo picaditos, añadimos una cucharilla de harina, damos unas vueltas para que se fría bien, agregamos el vino blanco, dejamos evaporar y ponemos un poco de agua.
Ponemos los rollitos en la salsa y dejamos cocer despacio unos diez minutos. Añadimos abundante perejil picado.

                                           ¡Y listo!

2 comentarios: