jueves, 26 de febrero de 2015

Tomates rellenos.






No es la mejor época para comer tomates, ni mucho menos. A finales de agosto cuando maduran los tomates en las huertas asturianas están fantásticos. Ahora tienen un aspecto sano, brillante, perfecto… quizá demasiado perfecto.



Un plato sencillo, que gusta a todo el mundo o casi y que sirve como primer plato o como guarnición.

Éstos los rellené con ensalada de patata.

Necesitamos:

Tomates 1 ó 2 por persona; para la ensalada: patatas, zanahoria, aceitunas, cebolla, bonito en aceite, mayonesa y mostaza.

Lavamos y secamos los tomates; les cortamos una rodaja de la parte del rabo y los vaciamos. Los dejamos un ratito boca abajo para que caiga todo el líquido que puedan tener.




Picamos las aceitunas y un trozo de cebolla (opcional). Cocemos las patatas y la zanahoria en trozos pequeños, hasta que estén tiernas.

Esperamos que se enfríen y lo juntamos todo; añadimos el bonito en aceite, la mayonesa y la mostaza.

Con esta mezcla rellenamos los tomates presionando un poco para que queden bien llenos.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario