viernes, 3 de junio de 2016

Osobuco al horno con vino tinto.





El osobuco es un corte de carne de ternera, generalmente de la pata trasera, el morcillo con hueso. Es una carne muy jugosa que requiere una cocción larga y lenta para alcanzar su máximo “esplendor”.

Es frecuente que en la carnicería deshuesen el morcillo por lo que conviene encargarlo y pedir que nos lo corten en unas buenas rodajas algo gruesas.

Necesitamos:
Un trozo de carne por persona.
Hortalizas: una cebolla, 2 ó 3 puerros, 2 ó 3 zanahorias, unos dientes de ajo.
Un vaso de vino tinto bueno.
Un vaso de caldo de verduras o de carne.
Sal, un poco de harina, aceite y romero fresco.


Empezamos preparando la carne: quitamos la piel que rodea las piezas y hacemos unos pequeños cortes alrededor para evitar que se deforme la freír.

Salpimentamos, pasamos por harina y freímos. Vamos poniendo los trozos en una bandeja que pueda ir al horno.

Colamos el aceite de freír la carne y en una pequeña cantidad sofreímos los dientes de ajo pelados y enteros, la cebolla picada, los puerros en rodajas, las zanahorias peladas y en rodajas.

Cuando el sofrito empiece a ablandar ponemos el vino, subimos el fuego, dejamos evaporar el alcohol y cubrimos la carne. Ponemos unas ramitas de romero fresco.


Metemos la fuente en el horno caliente a 200º y dejamos que se cocine agregando caldo caliente en pequeñas cantidades a medida que haga falta para que siempre tenga salsa.

Se puede cubrir la fuente con papel de aluminio para evitar una evaporación excesiva y no tener que añadir tanto caldo.

Necesitará unas dos horas de horno para estar en su punto pero, como siempre, es mejor ir comprobando: cuando la carne se separa el hueso central fácilmente lo tenemos.  



Mientras se cocina se prepara el acompañamiento: patatas fritas, arroz blando, una ensalada…

Como veis en las fotos no hay ninguna de la carne emplatada ¡porque no tuve ocasión de hacerlas! Estaban impacientes y hambrientos y no quise hacerles esperar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario