domingo, 15 de marzo de 2020

Pasta con brócoli y panceta.


Después de un plato de esta pasta veréis el mundo de otra manera, ni el “coronavirus” se atreverá a acercarse a vosotros.

Necesitamos para dos:


Pasta, 80 g.
Brócoli, 140/150 g.
90/100 de espárragos verdes.
2 puerros.
½ vaso de vino blanco.
100 cl de nata para cocinar.
Panceta curada, 4 ó 6 lonchas.
Aceite de oliva virgen extra.


Empezamos cociendo el brócoli; lo separamos en ramitos, lavamos y cocemos en agua hirviendo con sal hasta que este ligeramente tierno, acabará haciéndose en la salsa. Escurrimos y reservamos.

Quitamos la parte verde y la primera capa de los puerros, los picamos.

Quitamos el final de los espárragos, la parta dura, los lavamos y partimos en rodajas, de 1 centímetros. Dejamos las puntas un poco más grandes.

En una sartén amplia ponemos 3 cucharadas de aceite, los puerros y los espárragos, menos las puntas y sofreímos despacio hasta que estén tiernos; agregamos el brócoli y las puntas de espárrago, seguimos sofriendo.

Subimos el calor y ponemos el vino, cuando evapore el alcohol añadimos la nata y dejamos un minuto que hierva despacio todo junto.

Cocemos la pasta; yo usé “mafalda corta” que tiene muchos pliegues, que se llenan de salsa; pero usad la que más os guste.
La escurrimos, reservando 3 ó 4 cucharadas del agua de cocción y añadimos a la sartén donde están las verduras y la salsa. Si vemos que está muy espeso ponemos el agua de cocción reservada.

Mientras se cuece la pasta partimos la panceta en trocitos y la freímos, sin aceite, en otra sartén hasta que estén dorados y crujientes.

Servimos la pasta con la panceta por encima, sin mezclar para que no pierda el crujiente.


¡Y listo, a disfrutar! ¡ánimo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario