miércoles, 1 de abril de 2020

Bizcocho “milagro”.

´



Ya sabéis que no tengo costumbre de contar muchas cosas personales, suelo poner solamente la receta pero hoy, no sé si será el aislamiento me gustaría explicaros el nombre que he puesto a este bizcocho.

Los que hemos nacido en este “primer mundo” estamos acostumbrados a tener o al menos a poder conseguir fácilmente los ingredientes que necesitamos para cocinar.

Desde que empezó es aislamiento yo he ido un día a la panadería y otro al súper; quise hacer la compra tan rápido, para estar el menor tiempo posible allí que me olvidé algunas cosas, nada imprescindible.

Eso unido a que estos días ocupo mas tiempo en cocinar hizo que me quedará sin algunas cosas, harina por ejemplo.

Cuando ya había decidido hacer bizcocho y ya era una “necesidad vital” me di cuenta; así que mezclé todos los restos de harina que había en mi despensa, es decir: 50 gramos de harina todo uso + 50 gramos de harina de escanda ecológica + 50 gramos de maicena + 70 gramos de harina de fuera, ahí es nada.

¡El bizcocho está riquísimo! Y su verdadero nombre es Bizcocho, sin azúcar, con plátano y ciruelas pasas.

Al no llevar azúcar el dulzor se lo proporciona exclusivamente la fruta por lo que si os gusta que esté dulce, dulce deberéis poner algo de azúcar o miel.

Bueno, si habéis tenido la paciencia de leer todo mi desahogo os cuento el bizcocho.


Necesitamos:

Ingredientes secos:
220 g de harina.
1 sobre de levadura química (tipo Royal).
1 cucharilla de canela molida.
1 pizca de sal.

Ingredientes húmedos:
2 huevos.
120 g de leche entera.
50 g de aceite de girasol.
140 g de ciruelas pasas, sin hueso.
1 plátano, el mío pelado pesaba 90 g.

Además una cucharada de azúcar moreno (optativo).

Empezamos asegurándonos que todas las ciruelas están sin hueso porque aunque las compres así a veces queda algún trozo; yo las partí con el cuchillo en dos o tres cachos.

Ponemos en la batidora todos los ingredientes húmedos y batimos hasta obtener una papilla.

En un bol ponemos los ingredientes secos y mezclamos bien para homogeneizar la mezcla.

Unidos las dos masas y mezclamos. Nos queda una masa densa, bastante húmeda.

Calentamos el horno a 170º.

Ponemos la mezcla en el molde forrado con papel de horno y untado con aceite o usamos un molde de silicona que no necesita tratamiento.

Espolvoreamos por encima el azúcar moreno que creará una costra crujiente.

Horneamos durante unos 40/45 minutos. Cuando al pincharlo con una brocheta salga seca, está listo.

Desmoldamos y dejamos enfriar en una rejilla.

¡Y listo, a disfrutar!



1 comentario:

  1. Hola Amparo! Qué pintaza tiene: Ñam ñam....Lo probaré hacer,sin duda.
    Respecto a tú desahogo,me gusta la gente así...( Y no es peloteo ehhh).Un besazo.

    ResponderEliminar