domingo, 2 de febrero de 2014

Paquete sorpresa.



Hoy un aperitivo o un segundo plato, depende.
Con un vino o una cerveza uno de estos “paquetitos” es un aperitivo fantástico.
Tomando varios, con una ensalada puede ser un segundo plato igualmente fantástico.
Es muy fácil aunque algo laborioso sobre todo porque hay que hacer el relleno unas horas antes o el día anterior para darle tiempo a enfriar.

Empezamos haciendo la típica bechamel de jamón como la que haríamos para hacer unas croquetas. La hice con aceite de oliva, no con mantequilla y partí el jamón un poco más grande. Se deja enfriar.



 







 
Después ya es “coser y cantar”.
Necesitamos un bote de pimientos del piquillo asados. Los sacamos y les escurrimos bien el jugo que traen.

Con cuidado los abrimos.

Ponemos un trozo de la bechamel dentro y cerramos.

Los ponemos sobre una oblea de empanadilla, con el corte hacia abajo.
Las obleas que yo usé  son de tamaño grande.
Cerramos el paquete como más nos guste, tipo empanadilla o paquete o “bolsita de Judas”…

 

Pintar con huevo batido y al horno, 180º hasta que estén dorados.



El relleno se puede variar. Por ejemplo con pisto y bonito, con carne o pollo guisados,  con...

En fin, probad y ya me contaréis.


No hay comentarios:

Publicar un comentario