sábado, 18 de enero de 2014

Ensalada de tomate y pera con queso.




Hoy una ensalada, que hice para acompañar al plato principal, pero que resultó apropiada para  constituir por si sola un plato.
Os pongo el enlace del blog donde me “inspiré”. Hice, como siempre mi versión y me gustó mucho.

Necesitamos:
2 tomates.
2 peras.
Queso, yo puse rulo de cabra.
Frutos secos, en esta ocasión anacardos.
Vinagreta: miel (2 cucharillas), aceite de oliva virgen extra, zumo y ralladura de limón y sal.


Fácil, fácil:
Lavamos muy bien los tomates y las peras.
Los partimos en rodajas como de un centímetro de grosor. 
A las rodajas de pera, con la punta de un cuchillo, les quitamos el corazón; queda un pequeño agujero que luego cubrimos con queso.
Partimos el queso y lo desmenuzamos un poco.
Hacemos la vinagreta batiendo muy bien, en un bol, todos los ingredientes. Vamos probando y añadiendo lo que haga falta hasta dejarla en el punto que nos guste.

Puse ralladura de limón para adornar un poco y sobre todo por el perfume.

Montaje de la ensalada:
Yo me decidí por el tipo “torre” (mini-torre, torrecilla, para ser más exacto).
Ponemos una rodaja de tomate, una de pera y encima un poco de queso y unos anacardos.
Rociamos con la vinagreta.


Podéis pelar el tomate y la pera, para que quede más suave.

La vinagreta se puede cambiar por otra que os apetezca, por ejemplo con mostaza tiene que quedar bien.

No concreto la cantidad de queso porque va, creo yo, en función de sí es una ensalada para acompañar otro plato (menos queso) o si es un plato en sí (entonces más queso).

También del tipo que uséis (más fuerte menos cantidad... más suave más cantidad), en definitiva... de cómo os guste.

En fin, probad y me ya me contaréis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario