sábado, 11 de enero de 2014

Patatas bravas picantes.



Es un aperitivo, muy tradicional en las barras de muchos bares, ideal para "acallar" los estómagos hasta que llegue la hora de comer. Además al ser picantes, más o menos, dependiendo de los sitios y gustos invitan  a acompañar unas cervecitas o unos culinos de sidra.

Hay muchas recetas de patatas bravas; esta la vi en el blog ¿Se puede repetir? que tiene varias.

Necesitamos:
Patatas, cebolla, tomate triturado, pimentón picante (o dulce si no queréis que piquen), 1/2 cucharada de azúcar, 1/2 vaso de vino blanco, AOVE y guindilla (opcional).

Empezamos pelando y partiendo las patatas en trozos irregulares.

Las freímos en abundante aceite de oliva.



Vamos preparando la salsa:
Picamos cebolla, abundante y menuda, y la ponemos a sofreír en un poco de aceite, con sal y unas guindillas.





Cuando la cebolla está transparente, retiramos las guindillas y ponemos una cucharadita de azúcar y otra de pimentón picante. Sofreímos.




Añadimos medio vaso de vino blanco, dejamos que se evapore el alcohol y ponemos las patatas fritas y el tomate triturado.






Dejamos cocer muy despacito, sin revolver para no romper las patatas hasta que se cocine el tomate.



                                                                         

                                     ¡Y listas!





2 comentarios: