jueves, 20 de febrero de 2020

Bocadillo de huevo, queso y lechuga.






Un buen bocadillo, hecho con buen pan y con ingredientes sanos y de calidad es siempre una excelente idea para la merienda o la cena.

Hay tantas clases de bocadillos como comensales, es muy fácil personalizarlo: quitar, poner, añadir o sustituir ingredientes para adaptarlo a nuestros gusto o a lo que hay en la despensa.

Necesitamos:
Pan, yo usé bregado de hogaza pero cualquier buen pan os sirve.
Huevo cocido.
Lechuga.
Queso Emmental.
Queso crema.
Mostaza.
Perejil seco.
Aceite de oliva virgen extra, vinagre y sal.

Empezamos cociendo el/los huevos durante 10 minutos. Dejamos enfriar, pelamos y machacamos con un tenedor hasta dejarlo hecho una pasta.

Ponemos mostaza, al gusto y revolvemos para dejar una masa uniforme. 

Espolvoreamos un poco de perejil seco.



Si lo preferís podéis poner mayonesa en vez de mostaza.

Tostamos el pan.

Lavamos la lechuga y la partimos en trozos pequeños. La aderezamos con aceite, vinagre y sal.

Usa rúcula, canónigos o lechuga de roble en vez de lechuga si te gusta más.

Sobre el pan ponemos una capa abundante de queso crema y encima la lechuga aderezada.

Sobre la otra rebanada de pan ponemos la mezcla de huevo y mostaza.

Encima unas lonchas de queso Emmental.


Cambia, si quieres, la clase de queso por otra, pero que no sea demasiado protagonista.

Cerramos el bocadillo.


¡Y listo! ¡A disfrutar!

2 comentarios: