domingo, 9 de marzo de 2014

Piruletas de kiwi y chocolate.








Un postre: piruletas heladas (o frías) de fruta y chocolate.

Hay que hacerlo con antelación, no es un postre de último momento.

Pelamos y partimos los kiwis, en cuatro rodajas; les clavamos unos palitos de polos o, como yo, que no los tenía, unos palitos de brochetas.

Los dejamos en el congelador (yo los tuve unas dos horas) o en el frigorífico.

Ponemos el chocolate a fundir, al baño María, suave, suave, con cuidadito ya que se quema con facilidad. Hay que usar un recipiente profundo y con poco diámetro, así es mucho más fácil bañar la fruta.

Después de bañarlas hay que ponerlas en un vaso o clavadas en “un erizo” hasta que el chocolate se solidifique un poco, no tarda y luego al congelador o al frigorífico.
Podemos bañarlas por completo o sólo una parte.

En cuanto al chocolate pues a elegir: negro, con leche, blanco…


Yo las hice con kiwi pero admite variantes; la próxima vez las haré con fresón ¿os lo imagináis? 
Esta receta la vi en Belenciaga
En fin, probad y ya me contaréis.

1 comentario:

  1. De la maestra Belén;son monísimas y fáciles,¿verdad?
    Un beso y a descansar.

    ResponderEliminar